El “Papa Verde” no es quien piensas que es.

October 18, 2016

Ciudad del Vaticano, 11 de Octubre de 2016 / 03:02 am

Había una vez un Papa llamado “El Papa Verde”; se le otorgó este título en lo religioso y en lo secular del tema debido a que el escribía con frecuencia sobre el medio ambiente y hacía un llamado a todos los católicos para ser bueno cuidadores de la Creación de Dios.

En el pontificado de este Papa, el Vaticano se convirtió en el primer estado soberano del mundo en reducir sus emisiones de carbono a nivel neutral, esto significa que todas las emisiones de gas invernadero de este país están compensadas con el uso de energías renovables y con los créditos de carbono, gracias a los árboles extra y a los paneles solares. Además el Papamóvil funciona parcialmente con energía eléctrica, de esta manera se tuvo un uso energético más eficiente.  

630papafranciscofamilia

No, “El Papa Verde” no es el Papa Francisco.

Es el Papa Benedicto XVI, predecesor de Francisco. Esto seguro es una sorpresa para quienes no han conocido su legado.

not_2050_f9455

Durante el “Día Mundial por la Paz” el Papa Benedicto XVI escogió como tema principal “Si quieres cultivar la paz, custodia la creación”.

Todos somo responsables de la protección y el cuidado del medio ambiente” Dijo.

Sobre la base de sus predecesores, incluyendo a Juan Pablo II, León XIII y Paulo VI, Benedicto en su mensaje implora a su rebaño a tomar conciencia sobre el cambio climático y el cuidado de la creación, como una extensión de la iglesia por el cuidado de la humanidad. Además se refirió sobre el fenómeno de los “refugiados ambientales”, muchos años antes de que Francisco notase el impacto del problema ambiental en la crisis de refugiados actual.     

¿Podemos permanecer indiferentes ante los problemas asociados al cambio climático, la desertificación, la deterioro y pérdida de producción de los suelos en áreas agrícolas, la contaminación de los ríos y acuíferos, la pérdida de biodiversidad, el aumento de catástrofes naturales y la deforestación regiones ecuatoriales y tropicales? ¿Podemos ignorar el creciente fenómeno de “refugiados ambientales”, gente forzada a renunciar a su hábitat natural por su degradaciòn – ademàs de dejar sus posesiones – con el fin de hacer frente a los peligros e incertidumbres que conlleva el desplazamiento forzado? ¿Podemos permanecer impasible ante los potenciales conflictos actuales por el acceso a recursos naturales?, se preguntaba Benedicto en su mensaje.       

“Todos estos son problemas que tienen un profundo impacto en el ejercicio de los Derechos Humanos, como el derecho a la vida, alimentación, salud y desarrollo” añadió.

Esta no fue la única vez en  la que el Papa Benedicto señalò el medio ambiente y el cambio climático. En 2008 en Sydney, se dirigió a los jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud sobre la interconexión que existe entre el cuidado de la creación con el cuidado de la humanidad.

Preocuparnos sobre la no-violencia, el desarrollo sostenible, la justicia y paz y el cuidado por nuestro ambiente es de vital importancia para la humanidad. Esto no puede verse separado de una profunda reflexión sobre la dignidad innata de toda vida humana desde la concepciòn de muerte natural: Una dignidad conferida por Dios, por lo tanto es inviolable” dijo.

Incluso el Papa logró trabajar sobre este tema en su exhortación apostólica del 2007 “Sacramentum Caritatis”, en el tema de la Eucaristía como fuente y cumbre de la vida y misión de la Iglesia.

En la carta, en la sección titulada “ Santificación del mundo y salvaguardia de la Creación”, El Papa Benedicto XVI explicó que incluso la liturgia recuerda fielmente la importancia de la Creación de Dios cuando “el sacerdote se dirige a Dios con una oración de bendiciones y peticiones sobre el pan y el vino, ‘frutos de la tierra’, ‘frutos del vino’ y ‘el trabajo de las manos humanas” escribió.

“Con estas palabra, el rito no solamente incluye en nuestras ofrendas a Dios toda actividad y esfuerzo humano, también nos conlleva a ver el mundo de la Creación de Dios, lo cual nos brinda todo lo que necesitamos para nuestro sustento. El mundo no es algo indiferente, la materia prima para ser utilizada simplemente como a nosotros nos parezca. Más bien, es parte del buen plan de Dios, en el cual nosotros somos llamados a ser hijos e hijas del Hijo único de Dios, Jesucristo” Añadió.

Sus escritos sobre el tema fueron muy profundos y prolíficos, los cuales fueron citados varias veces el la encílcica sobre el medio ambiente “Laudato Si” del Papa Francisco.

Como Benedicto y sus otros predecesores papales, el Papa Francisco se dió cuenta que una ecología del ambiente estaba directamente relacionada a una apropiada ecologìa humana.

No puede haber una renovación de nuestra relación con la naturaleza sin una renovación de la humanidad misma. No puede haber una ecología sin una antropología adecuada. Cuando la persona humana es considerada simplemente como un ser entre los otros, el producto de la oportunidad o de la determinación física, y despuès, “nuestro sentido general de responsabilidad se desvanece“, escribió Francisco en” Laudato Si “, citando a Benedicto XVI.

El cuidado de la Creación, o de nuestra “Casa Común”, como Francisco la llama, continuará siendo una de las preocupaciones principales en su pontificado. Además de su encíclica, el Papa Francisco habla frecuentemente sobre el cambio climático y el medio ambiente frente a varias audiencias, incluyendo cuando Francisco se convirtìo en el primer papa en dirigirse al Congreso de los Estados Unidos en el pasado otoño.  

Pero las importantes bases intelectuales y pràticas dejadas por sus predecesores, particularmente por el Papa emérito Benedicto XVI, no pueden ser ignoradas.

Por Mary Rezac en CNA, traducido por Doménica Reyes del MCMC