A.G. Saño sobreviviente del tifón Haiyan. Ahora trabaja por la justicia climática

octubre 27, 2020

A.G. Saño, a la izquierda, trabaja por la justicia climática después de haber sobrevivido al tifón Haiyan en Filipinas. (foto por Albert Lozada)

Por enésima vez desde 2013, A.G. Saño ruega a la población que no permitan que los seres queridos que perdió en la tormenta más fuerte de la historia de su país sean reducidos a números.

Es diciembre de 2018, Saño, arropado con su chaqueta de invierno negra y amarilla, estaba tratando de reunir a un grupo de 4.000 activistas del clima en las afueras de la COP24 en Katowice, Polonia.

AG Saño, su hermano Yeb, y otros peregrinos han caminado a Katowice desde la Ciudad del Vaticano como parte de la Peregrinación por el Clima, un viaje de 1.500 kilómetros inspirado por Laudato Si’ y que suscitó oraciones de todo el mundo.

A.G. Sano, uno de los sobrevivientes del tifón Haiyan (Yolanda), detalla la devastación que la tormenta, la cual fue probablemente intensificada por el cambio climático, provocó en el pueblo natal de su padre, Tacloban, Filipinas.

«¡Tres con cincuenta!», grita, en kilómetros, la distancia en la que los vientos mantuvieron velocidades de 190 a 195 millas por hora.

«¡Quince!» la altura de las olas que aplastaron Tacloban.

«¡Quince mil!» el número estimado de personas muertas o desaparecidas a causa de la tormenta, aunque es probable que nunca se conozca una cifra exacta.

Anteriormente, compartió el número más doloroso para él: tres, el número de sus seres queridos que murieron durante la tormenta. Saño perdió a su amigo Agit Sustento, Geo  la esposa de Agit, y Tarin, el hijo de ambos, de tres años de edad.

Salvo perder su propia vida, Saño ha soportado los efectos más dolorosos del empeoramiento de la crisis climática. Tuvo que luchar por su supervivencia, recoger docenas de cadáveres, algunos de los cuales aún estaban calientes al tacto, y soportar traumáticas pesadillas durante semanas.

Sin embargo, sigue siendo un ferviente activista del clima, apasionado por Laudato Si’ y dedicado a la justicia climática. Crea arte callejero y murales para promover la causa, y enseña el arte como una forma de terapia para los jóvenes afectados por los desastres.

Saño hace todo esto por sus amigos perdidos, pero también por las vidas que espera salvar todavía, las personas que podrían ser afectadas por el próximo tifón Haiyan.

«Estar allí, ser testigo de lo que está pasando, es como ver un anticipo del futuro de otras naciones, de otras comunidades», dijo Saño.

«Sabía que tenía la responsabilidad de contar la historia. Habiendo sobrevivido, entendí que había recibido el don de una nueva vida, una segunda oportunidad. Y no quiero desperdiciarla».

**

A.G. Saño trabaja por la justicia climática después de haber vivido el tifón Haiyan en Filipinas. (foto de A.G. Saño)

A las pocas horas del peor momento de su vida, Saño dejó de rezar por su supervivencia.

Ya había oído el techo de su hotel de hormigón traquetear como si una docena de caballos lo pisotearan. Había visto techos de hierro galvanizado volando de las casas, exponiendo a los habitantes.

Había visto a los asustados residentes del hotel, buscando refugio del agua que goteaba del techo, gritando mientras el agua destrozaba la puerta de cristal del primer piso.

Saño se paró en el pasillo del tercer piso de su hotel, a una cuadra del océano, y se preparó mentalmente para el final.

«Dios, por favor, permite que encuentren mi cuerpo».

Huéspedes del hotel de Saño en Tacloban se refugian del tifón Haiyan. (foto de A.G. Saño)

Los filipinos están acostumbrados a que los tifones les perturben la vida. Pero aunque sigue siendo difícil para los científicos relacionar los detalles de un determinado tifón con el cambio climático, el cambio climático antropocéntrico ha creado condiciones que contribuyen a que las tormentas sean más fuertes.

Un planeta más caliente significa un océano más caliente, ya que el océano absorbe gran parte del calor de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los océanos más cálidos pueden dar lugar a tormentas más poderosas, ya que las tormentas cuentan con más vapor de agua durante su formación.

El derretimiento de los glaciares y la pérdida de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, junto con la expansión del agua cálida del océano, han contribuido al aumento del nivel del mar en todo el mundo, lo que empeora las marejadas temporales.

Filipinas y sus 7.641 islas en medio del océano están particularmente en riesgo de todos estos cambios, a pesar de que este país es pobre y tiene poco que ver con el aumento del nivel de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Una mujer examina los daños causados por el tifón Haiyan. (foto de A.G. Saño)

“El deterioro del ambiente y el de la sociedad afectan de un modo especial a los más débiles del planeta: «Tanto la experiencia común de la vida ordinaria como la investigación científica demuestran que los más graves efectos de todas las agresiones ambientales los sufre la gente más pobre»”. (LS 48)

Saño sabía todo esto mientras estaba de pie en el pasillo. Sonidos fuertes y estruendosos – como un 747 volando por encima – acompañaron a los temblores de tierra. Una poderosa tormenta estaba en marcha.

Rezó de nuevo para que su cuerpo fuera encontrado. Pero en medio del oscuro caos, vio la silueta de una persona.

«¿Eres A.G.?», preguntó una mujer.

«Sí, soy A.G. ¿Cómo lo sabes?»

Era la esposa de un ex guardia de seguridad del edificio de apartamentos de Saño en Manila, y la familia estaba de vacaciones.

Saño no había estado en contacto con ellos últimamente, pero era el padrino de su hijo mayor y asistió al bautismo unos ocho años antes, la última vez que la había visto.

Hablando con alguien que conocía, Saño ya no se sentía solo; se sentía esperanzado.

**

MIRA: «Tenemos que hablar ahora»: A.G. Saño habla sobre su experiencia como sobreviviente del tifón Haiyan.

En los días siguientes a Haiyan, antes de que las operaciones oficiales de rescate llegaran a la zona afectada, los supervivientes de la tormenta tuvieron que intentar limpiar la ciudad.

Saño y una tripulación de otras seis personas condujeron una volqueta durante todo el día, recogiendo a los seres queridos de los demás, evitando mirar sus rostros y rezando para no encontrar a nadie conocido.

El tifón Haiyan causó casi 6 millones de dólares en daños y se estima que destruyó el 90 por ciento de Tacloban. (foto de A.G. Saño)

Los primeros dos días y medio los pasamos limpiando el centro de Tacloban. Ahora iban camino al distrito residencial de San José, atravesando una zona de desastre.

Pasaron entre montones de coches y casas demolidas.

Las familias de luto les rogaron que se detuvieran y ayudaran, pero siguieron de largo ante las docenas de cadáveres por miedo a no llegar a San José si se detenían.

Sin embargo, antes de llegar a San José, Saño vio a Ray Caminong, un conocido que a su vez conocía a Sustento.

Agit Sustento, su esposa y su hijo. (foto de A.G. Saño)

Sustento y su familia fueron la razón por la que Saño estaba en Tacloban a principios de noviembre de 2013. Saño iba de Manila a la isla de Camotes, cerca de Tacloban, para fotografiar un evento de conservación de la comunidad un par de días después.

Pero sacó tiempo para una corta visita para ver a su amigo que había conocido hacía cinco años cuando ambos vivían en Manila.

Sus caminos se cruzaron naturalmente. Sustento era un artista de tatuajes, y Saño un artista callejero experto en murales. Sustento tocaba el bajo y la percusión; Saño, la percusión.

Cuando Saño abrió su primera galería de arte casi dos horas al sur de Manila, Sustento asistió y tocó música de fondo para los visitantes. «Significó mucho para mí que él apoyara mi galería de arte», dijo Saño.

Pero realmente se conectaron a través de Tacloban. Sustento creció allí, al igual que el padre de Saño.

En Filipinas, más que en otros países, cada área puede diferir significativamente. Las más de 7.000 islas del país tienen alrededor de 175 idiomas diferentes. «Casi todas las islas tienen su propia cultura», dijo Saño.

Al crecer, Saño se interesó por Tacloban pero rara vez tuvo la oportunidad de visitarla. Su madre creció cerca de Manila, así que conocía bien ese lado de sus orígenes. «Tenía la sensación de que conocer mis raíces me completaría como persona», dijo Saño.

De vuelta cerca de San José, Caminong miró a Saño a los ojos y empezó a hablar.

«Agit, se ha ido.

«Geo, se ha ido.

«Tarin, se ha ido.»

Saño quería derrumbarse, quería reaccionar. Pero se dijo a sí mismo que olvidara lo que acababa de escuchar. Se cerró emocionalmente.

«No puedo derrumbarme… Necesito sobrevivir… Si me derrumbo, no podré escapar. Necesito estar alerta».

«Bien, por favor, cuídate», le dijo Saño a Caminong. «Estaré en el ayuntamiento si me necesitas.»

La destrucción del tifón Haiyan. (Foto de A.G. Saño)

**

Al regresar a Manila, Saño se puso cada vez más irritable y sufrió pesadillas durante un mes.

En uno de los sueños recurrentes que tuvo, está en una habitación de un hotel del primer piso cerca del centro de Tacloban. Duerme y se despierta para ir al baño. Cuando abre la puerta, encuentra todo inundado y lleno de cadáveres.

«Estaba sumido en la depresión», dijo.

Superó las pesadillas hablando de su experiencia. Saño compartió su historia con el Dr. Malou Barrameda, un médico local que le animó a seguir hablando de su historia con otros. La noche siguiente, tuvo su «mejor sueño».

Algunos activistas climáticos han soportado mucho menos que Saño, que recogió 78 cadáveres en total. Sin embargo, esos activistas se sienten en ocasiones tremendamente desanimados.

Pero a pesar de todo, Saño sigue comprometido con la justicia climática para los más vulnerables de entre nosotros, incluidos sus compañeros filipinos.

Saño y otros activistas climáticos completaron este mural en Italia durante la Peregrinación por el Clima de 2018.

Saño sigue trabajando con el Proyecto Lápiz Negro, un grupo de fotógrafos que viaja a las comunidades afectadas y las apoya después de los desastres. Durante esos viajes, Saño enseña arte como una forma de terapia para ayudar a los jóvenes a asimilar lo ocurrido.

«Es ahora una gran parte de los programas de ayuda. Esto va de la mano con otros proyectos de ayuda», dijo.

Saño también inspira esperanza a través de sus murales, en los que a menudo pinta el contorno de los mismos y deja que otros llenen los espacios, una colección que incluye su memorable mural del oso polar «justicia climática» que pintó en la Peregrinación por el clima a Polonia.

Encontró una verdadera esperanza en Laudato Si’ y se siente motivado al ver que este documento ha transformado a millones de católicos de todo el mundo para hacer del cuidado de la creación una prioridad en sus vidas.

Escucha a A.G. Saño compartir su historia en el podcast del Movimiento Católico Mundial por el Clima

«Pude aprovechar eso para hablar de cómo podemos resolver la crisis», dijo Saño.

«Tenemos que mirar más allá de nuestras narices, de las paredes de nuestra casa, viendo a todo el planeta como algo que tenemos que cuidar… Necesitamos cuidar el mundo como una casa  común.»

Hablando con la misma pasión por la creación, en Polonia, Saño concluye su discurso a los 4.000 activistas animándoles a hacer oír su voz y a movilizarse por un mañana mejor.

«No podemos aceptar que nos reduzcan a estadísticas o cifras, porque somos vidas humanas. Somos personas, y juntos, deberíamos tener una, una sola voz unificada!»

Terminó su discurso con una declaración de fe que caló hondo en aquel entonces y sigue vigente hoy en día. «¡Venceremos!»