Frente al deshielo de los glaciares, el Papa Francisco invita a la contemplación para ayudar a la gente a cuidar de nuestra casa común.

septiembre 16, 2020

Grietas en el glaciar de Pine Island. (Foto: NASA ICE)

El miércoles, el Papa Francisco exhortó a recurrir a la contemplación para ayudar a la gente a cuidar mejor de nuestra casa común y evitar más daños a la creación, como el continuo derretimiento de los glaciares de la Antártica.

“Necesitamos silencio, necesitamos escuchar, necesitamos contemplar”, dijo.

“Sin contemplación es fácil caer en un antropocentrismo desviado y soberbio, el “yo” en el centro de todo”.

Tal pensamiento ha colocado a la humanidad en la precaria situación en la que se encuentra ahora, dijo el Papa Francisco.

Los científicos dicen que la actividad humana ha producido gases de efecto invernadero que atrapan el calor, los cuales han calentado el planeta y cambiado el clima alrededor del mundo.

En Estados Unidos, los incendios forestales, agravados por el cambio climático, han dejado a las familias en duelo por la pérdida de sus seres queridos, han destruido ciudades y han empeorado la calidad del aire en todo el país.

En Brasil, una temporada de incendios forestales más grave de lo habitual ha quemado zonas vírgenes del Amazonas.

También es motivo de especial preocupación el derretimiento de los glaciares de la Antártica, que contribuye al aumento del nivel del mar, lo que puede provocar temperaturas oceánicas más cálidas y tormentas más poderosas.

En un estudio reciente publicado en la Academia Nacional de Ciencias se examinaron datos satelitales de dos importantes glaciares de 1997 a 2019.

Estos glaciares conectan la capa de hielo de la Antártica occidental con el océano y, si se derriten completamente, podrían elevar 1,2 metros el nivel del mar en todo el mundo, según la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio) de Estados Unidos.

Los investigadores encontraron un rápido desmoronamiento de ambos glaciares, y gran parte de este proceso se ha producido en los últimos cuatro años.

“Hoy leía en el periódico acerca de los dos grandes glaciares de la Antártida, cerca del Mar de Amundsen: están a punto de caer. Será terrible, porque el nivel del mar subirá y esto acarreará muchas, muchas dificultades y muchos males”, expresó el Papa Francisco. 

“¿Y por qué? Por el sobrecalentamiento, por no cuidar del medio ambiente, por no cuidar de la casa común”.

Su Santidad animó a todas las personas a no sólo pensar en sus vidas, sino en cómo quedará la creación para aquellos que vengan después.

“¿Cuál será la herencia, la vida de la futura generación?”, dijo el Papa Francisco. “Pensemos en los hijos, en los nietos: ¿qué les dejaremos si explotamos la creación? Custodiemos este camino para que podamos convertirnos en “custodios» de la casa común, custodios de la vida y de la esperanza”.