Ciudad del Cabo se enfrenta
a una crisis por el agua

PHOTO CREDIT: SuSanA Secretariat

Ciudad del Cabo, una metrópoli de Sudáfrica con una población de casi 4 millones de personas, podría quedarse sin agua este mes de Mayo, a lo cual llaman “Día Cero”.

El gobierno local dejará de proveer el suministro de agua a las casas y oficinas, lo que significa que éstas personas no obtendrán agua de sus grifos.

Cuando llegue el “Día Cero”, las fuentes municipales proporcionarán solamente una ración diaria de agua a cualquier persona que pueda recogerla. La ración es de 25 litros, lo que equivale a menos de una décima parte de lo que usa el estadounidense promedio a diario.

En esta ciudad solo hay 200 fuentes para abastecer a las casi 4 millones de personas. Por lo cual se requerirá la presencia de fuerzas armadas para mantener el orden.

PHOTO CREDIT: HelenOnline

¿Cómo llegamos aquí? Una fuerte sequía secó los reservorios locales, y los habitantes de la ciudad no han cambiado sus hábitos para reducir el consumo de agua.

Lamentablemente, esta crisis no es una sorpresa ya que la ciudad fue advertida sobre cambios en los patrones de lluvia hace 10 años. Las precipitaciones son cada vez menos predecibles a medida que aumenta el cambio climático, y Ciudad del Cabo depende casi por completo del agua de lluvia para su suministro municipal.

Para ciudades como Ciudad del Cabo, esta situación es cada vez más normal.

PHOTO CREDIT: Oxfam East Africa

Kevin Roussel, director ejecutivo de Catholic Welfare and Development, vive en Ciudad del Cabo y está ayudando a coordinar este problema con el agua.

Él dice que “Los científicos mencionan que el cambio climático podría haber hecho que nuestra crisis del agua en Ciudad del Cabo sea más severa. Creo en la resistencia de mi comunidad, pero espero que nuestra lucha convenza a otros a cambiar sus caminos. Es una crisis para Ciudad del Cabo, pero también es una oportunidad para que todas las personas sigan la enseñanza Católica.”

Cómo Católicos, estamos invitados a cuidar la creación de Dios. Esto incluye décadas de enseñanza Católica sobre nuestro llamado a detener el cambio climático. Lamentablemente, Ciudad del Cabo es un ejemplo de la trágica decisión de ignorar el llamado a proteger nuestra casa común.

Te invitamos a responder en oración, recemos por aquellos que se ven afectados por esta crisis y por quienes continúan contribuyendo al cambio climático.

Podrías hacer
esta oración:

Dios creador, gracias por la bendición del agua.
Gracias por la nube de lluvia que siguió a los israelitas,el agua de pozo que la mujer samaritana le dio a Jesús,y todas las formas en que el agua nutre nuestra fe.

Mientras nuestras hermanas y hermanos en Ciudad del Cabo enfrentan un día sin agua,por favor dales paz.Dales un corazón generoso a aquellos que si la tieneny fuerza para aquellos que no la poseen.

Por favor ayúdanos a enfrentar las consecuencias de nuestras acciones, y para ver con compasión a aquellos que sufren por nuestro estilo de vida.

Te lo pedimos en el nombre de nuestro Señor, Jesucristo.
Amén