En California, estamos combatiendo la desertificación llevando Laudato Si’ a la vida. Únete a nosotros.

junio 17, 2021
La desertificación y la sequía han perjudicado a la creación en toda California, incluido el parque Claremont Wilderness, que está junto al monte Baldy.

La desertificación y la sequía han perjudicado a la creación en toda California, incluido el parque Claremont Wilderness, que está junto al monte Baldy.

Por Angélica Gonzalez-Apple
Directora de Programas, América del Norte
Movimiento Católico Mundial por el Clima

Mi hijo sólo tenía seis meses, pero ya estaba padeciendo la emergencia climática. Hace trece años, cuando otro incendio agravado por la crisis climática devastó mi estado natal de California, los fuertes vientos hicieron llegar el humo y la ceniza a nuestro barrio.

Después de unas semanas de soportar la mala calidad del aire, mi pequeño bebé empezó a toser. Mucho. La tos persistente de Tomás acabó convirtiéndose en asma crónica.

Angélica Gonzalez-Apple

Angélica Gonzalez-Apple

Aunque el incendio de Mount Baldy se había apagado hacía mucho tiempo, nosotros seguíamos entrando y saliendo de las salas de emergencia durante meses. Al poco tiempo, decidimos que no podíamos soportar lo que la crisis climática había provocado, y nos mudamos para mejorar la salud de mi hijo.

La crisis climática preparó el terreno para los incendios forestales que dañaron a largo plazo los pulmones de mi hijo. Los años cada vez más calurosos han creado condiciones de sequedad que han hecho que los incendios forestales sean más grandes y peligrosos que nunca. El año pasado se produjeron cinco de los seis mayores incendios de la historia moderna de California.

Hoy es el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, y comparto mi historia para ayudar a concienciar sobre cómo todos nosotros podemos unirnos para combatir la desertificación y la sequía, dos de los muchos subproductos aterradores de la crisis ecológica y la emergencia climática.

Te animo a que te unas a los miles de católicos que están actuando convirtiéndose en Animadores Laudato Si’, líderes de la acción católica contra la crisis climática.

Durante la formación gratuita de seis semanas para animadores, se reúnen desde todos los continentes para aprender sobre las causas fundamentales de la crisis climática y los mensajes clave de la Laudato Si’ del Papa Francisco. 

Al final de la formación, que yo estaré co-dirigiendo, podrás practicar el liderazgo en tu comunidad para el cuidado de nuestra casa común. Te invito vivamente a convertirte en Animador Laudato Si’ hoy mismo.

En Laudato Si’, el Papa Francisco aborda el dolor que todos deberíamos sentir cuando infligimos daño a la creación a través de la desertificación.

«Dios nos ha unido tan estrechamente al mundo que nos rodea, que la desertificación del suelo es como una enfermedad para cada uno, y podemos lamentar la extinción de una especie como si fuera una mutilación» (LS 89).

Estas sequías, que dan lugar a incendios, infligen daños a nuestros ecosistemas, a todos los miembros de la creación y a las comunidades vecinas.

Este año, mi región de América del Norte se prepara para lo que se espera que sea otra temporada récord de incendios. Desgraciadamente, en un escenario demasiado familiar, este invierno llovió muy poco. Nos preocupa lo que nos espera cuando el verano se extienda hasta agosto y septiembre.

Las sequías no son algo anormal en California. Nuestro clima mediterráneo ha tenido durante mucho tiempo veranos secos e inviernos suaves. Pero la crisis climática y el aumento de las temperaturas están agravando la situación.

La sequía no es una aparición repentina de características, sino una tendencia aterradora. Se clasifica tras un periodo de tiempo, cuando la falta prolongada de agua en un sistema provoca problemas en una zona concreta, como daños en las cosechas o problemas de abastecimiento.

Con unas condiciones más secas en mi región, como se aprecia en el pardeamiento de las laderas y la muerte de los árboles, aumenta el riesgo de grandes incendios. Junto con los riesgos de incendios forestales, la escasez de agua está ejerciendo una inmensa presión sobre la industria agrícola de mi estado, que cultiva más de un tercio de las hortalizas del país y suministra dos tercios de las frutas y frutos secos de todo Estados Unidos.

Mi familia está demasiado familiarizada con los impactos de los incendios forestales y los contaminantes atmosféricos nocivos que producen. Pero no nos quedamos sentados esperando a que lleguen los incendios; nos unimos a los católicos de todo el mundo y trabajamos para llevar Laudato Si’ a la vida. Por favor, únete a nosotros y ayuda a crear un futuro mejor para nuestros hijos y futuros nietos.