Declaración de los Obispos sobre la Justicia Climática

octubre 29, 2018

Las Conferencias Episcopales Continentales se han unido en un llamado a “una acción concreta e inmediata” frente al cambio climático. Inspirados por el mensaje de la Laudato Si’ y buscando su cumplimiento, los líderes de la Iglesia instan a los políticos y representantes de los países a lograr progresos reales durante la COP24, la cual se llevará a cabo en Katowice, Polonia, este diciembre.

Este llamado se basa en los principios de urgencia, justicia intergeneracional, dignidad y derechos humanos; y hace un énfasis la urgente necesidad de actuar sobre el conocimiento que nos ofrece la ciencia, transformando la información en acciones concretas y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero. Para estos líderes y el para toda la Iglesia, el cambio climático representa un tema de justicia, y los obispos mencionan que la falta de acción y visión es una «injusticia inaceptable» infligida a los jóvenes, quienes heredarán el planeta y los más vulnerables, que son los más afectados por el cambio climático.

Los obispos piden cambios específicos en la política, instan a los representantes a tomar decisiones que limiten el calentamiento global a 1.5 ° C por encima de los niveles preindustriales, y consideran que este problema es «una cuestión de vida o muerte para los países vulnerables y las personas que viven en las zonas costeras». También piden poner «fin a la era de combustibles fósiles,» un «cambio profundo y duradero hacia estilos de vida sostenibles» y una transformación sistémica en las finanzas, agricultura y respeto por las comunidades indígenas; que «ofrecen soluciones valiosas para el cuidado y la gestión sostenible de los recursos naturales».

Los obispos renuevan su compromiso de dar vida a la Laudato Si’ dentro de sus propias instituciones, haciendo eco de su mensaje, los obispos dicen: “Creemos firmemente que esta conversión ecológica también es un desafío espiritual. . . Básicamente, esto es clave para la supervivencia de la humanidad».