Encuentro con Dios en el Everest

noviembre 30, 2018

Cordillera del Himalaya

Desde las fuertes olas de los océanos, a los maravillosos colores de los atardeceres, Dios usa la creación para hablar con el corazón humano. A veces, nuestro Creador nos susurra suavemente al oído, mientras que otras veces, el encuentro es tan poderoso que cambia el curso completo de la vida de una persona.

El joven de la foto de arriba es Javier, y tuvo uno de esos poderosos encuentros con Dios mientras ascendía la Cordillera del Himalaya camino del Monte Everest. Miles de metros sobre el nivel del mar, el oxígeno era escaso y el silencio fue su acompañante, él sentía a su corazón latir a mil por hora y el miedo comenzaba a apoderarse de su mente. En medio de su dificultad, Dios le enseñó a escuchar en silencio y observar con humildad, mientras su corazón luchaba por bombear el poco oxígeno, recordó que su corazón no es el suyo sino que es un don. A su vez, la fatiga pesaba en cada uno de sus pasos, pero fue fortalecido por el amor de su familia y amigos, cuanto más se acercaba a la cima, más entendía su papel como parte de la creación de Dios, hecha para el amor eterno del Creador.

Javier también escaló el Monte Kilimanjaro y participó en proyectos humanitarios en Calcuta, Indonesia y África. Su experiencia en el Monte Everest tocó su corazón tan profundamente que, al regresar a su hogar, decidió ingresar al seminario, ahora se ha embarcado en su próxima gran aventura de vida, inspirada por su profundo encuentro con Dios en la montaña.

Una gran aventura