Caminata en Filipinas por el Tiempo de la Creación

septiembre 11, 2019

El Arzobispo de Manila, Luis Antonio Tagle, inauguró la celebración del Tiempo de la Creación 2019 en Filipinas haciendo un llamado: «Renovemos nuestra promesa de respetarnos los unos a los otros y a la Red de la Vida».

En las declaraciones realizadas hacia las miles de personas que vinieron a celebrar la santa misa y a participar de la Caminata por la Creación organizada por el Movimiento Católico Mundial por el Clima de Filipinas, el Cardenal Tagle destacó la importancia de cuidar nuestra casa común. “La tierra es la fuente del aire que respiramos, los alimentos que comemos y las cosas que hacen que nuestras vidas sean cómodas, por lo tanto, es vital que cambiemos la forma en la que vivimos.»

La Caminata por la Creación, que se celebra el primer día de cada septiembre, marca el comienzo de la celebración del Tiempo de la Creación, que dura un mes. Hna. Bing Carranza, miembro del MCMC de Filipinas, se alegró al notar que esta es la primera vez que tres obispos co-oficiaron la misa inaugural de la Caminata por la Creación. También es importante destacar que en julio de este año, la Conferencia de los Obispos Católicos de Filipinas emitió una carta pastoral, donde se hace, Un llamado urgente a la conversión ecológica, donde se pide mantener la esperanza frente a la emergencia climática y se apoya la celebración del Tiempo de la Creación.

En su tercer año, alrededor de 80 organizaciones, incluidas organizaciones religiosas, escuelas y organizaciones de la sociedad civil, participaron en el evento que se celebró en Liwasang Aurora en el Círculo de la Ciudad Quezón. El evento fue cubierto por los principales medios de comunicación, incluidos Rappler y Radio Veritas.

Para conectar esta celebración con cuestiones ecológicas, el evento concluyó con el lanzamiento del programa Cuidado de la Red de la Vida. Se pidió a las organizaciones y a los presentes en la Caminata por la Creación, que firmen un compromiso para plantar, adoptar o poseer árboles como una acción concreta en el cuidado y la protección de la Red de la Vida. Estos compromisos traen la esperanza de que no todo está perdido, como lo expresó el cardenal Tagle: “Todavía no es demasiado tarde, tenemos la oportunidad de celebrar el Tiempo de la Creación todos los días, siendo respetuosos, amorosos, compasivos y desinteresados.”