De rezar juntos a testificar ante la ley: Cómo los Círculos de Laudato Si’ provocan cambios en sus comunidades

enero 6, 2021

Robert Castagna, a la derecha, y su Círculo Laudato Si’ en EE.UU.

«Esta historia fue adaptada del Recurso Laudato Si’ de diciembre. Este recurso espiritual se produce mensualmente para uso de los Animadores Laudato Si’, los Círculos Laudato Si’ y todos los demás católicos, para ayudarlos a acercarse más a nuestro Creador.

Puedes encontrar el recurso completo, así como las ediciones anteriores, aquí. ¿Tienes una idea para un futuro recurso o una entrada de blog? Envíanos un correo electrónico haciendo clic aquí.

 

Por Robert Castagna
Animador Laudato Si’ (Indiana, EE.UU.)

Después de un foro parroquial sobre Laudato Si’, e inspirado por el Espíritu Santo, se formó el Ministerio de Medio Ambiente y Círculo Laudato Si’ en Saint John, Indiana. Preocupados por el mundo que estamos dejando a las generaciones futuras, nuestro equipo se dedica a dar pequeños pasos, involucrando a otros, y convirtiendo los pequeños pasos en una marcha humana con nuestros dedicados hermanos y hermanas a nivel mundial.

Compuesto por diversas trayectorias de vida, nuestro equipo ministerial incluye antecedentes en enfermería, enseñanza, administración educativa, ministerio eclesiástico, servicio gubernamental, química, historia de la vida local, relaciones públicas y leyes. La riqueza de nuestros contextos alimenta las discusiones que se expresan alrededor de nuestra mesa.

Comenzamos con un momento de oración, y nuestro orden del día está abierto a sugerencias de todos. Después de sentir preocupación por la implementación de Laudato Si’, nos acercamos al P. Sammie Maletta, nuestro párroco, y él decidió que predicaría e invitaría a los feligreses a actuar.

La conversación entre el párroco y el Círculo se centró en su amor por los árboles. Sugirió que contactaría con los viveros locales de árboles jóvenes para obtener el mejor precio. Dado que ese intento no dio resultado, los miembros del Círculo pensaron en ofrecer árboles a los feligreses.

Inspirados por el Espíritu Santo, los miembros del Círculo consideraron la posibilidad de recurrir al Departamento Forestal del Estado de Indiana para comprar plantones a granel y a la iniciativa de la Fundación Día del Árbol, «Tiempo para los árboles».

La oficina regional de Silvicultura del Estado resultó ser estimulante en cuanto a las plántulas a granel, pero la logística de entrega, clasificación y distribución fue insuperable. La Fundación Día del Árbol, sin embargo, demostró ser productiva y el costo de la participación individual fue razonable. Por una cuota de 10 dólares, un feligrés podía comprar 10 árboles para plantarlos en los bosques estatales o en una selva tropical amenazada.

Se diseñó una página de información para incluirla en el boletín parroquial durante tres fines de semana consecutivos. Se disponía de ordenadores portátiles para mostrar la página web de la fundación. Se compraron folletos al por mayor, y se pusieron a disposición de los emocionados niños páginas para colorear.

Después de las misas, los feligreses estaban entusiasmados por encontrar algo tangible que pudieran hacer para abordar el cambio climático. A través de nuestra red, compartimos la idea de plantar árboles y encontramos una parroquia receptiva, que usó la página de nuestro boletín como plantilla y adoptó «Tiempo para los árboles».

Estamos agradecidos con el Espíritu Santo por los grandes cambios que hemos visto desde que nuestro Círculo dio pequeños pasos. Otra parroquia de nuestra región ha replicado nuestras acciones. La preocupación por la política pública ha llevado a testimonios ante la legislatura estatal de Indiana, y el interés por avanzar en la implementación de Laudato Si’ ha dado lugar a debates sobre la convocatoria de una reunión estatal de parroquias e individuos comprometidos.

Guiados por el Espíritu Santo, las personas de buena voluntad convertirán sus pequeños pasos en una marcha global de individuos con ideas afines. ¡Deo Gratias!