5 razones para firmar la Petición Planeta sano, Gente sana

julio 22, 2021

En realidad no es necesario pensar si necesitamos o no un mejor planeta, sabemos de antemano que debemos actuar de manera urgente y que estamos atrasados en el cuidado de la creación, tenemos mucho por hacer y seguramente alguna vez hemos pensado que nuestras pequeñas acciones no harán la diferencia. 

Pero, si sumamos nuestras pequeñas acciones a las de otras personas, podemos crear un mayor impacto y por eso impulsamos esta petición y te contamos 5 razones para unirte a miles de personas y firmar la petición “planeta sano, gente sana”.

1. Es el momento perfecto.

2021 es un año estupendo ya que se llevarán a cabo cumbres de las Naciones Unidas, son reuniones globales críticas en las que tendremos la oportunidad de exigir a los líderes mundiales que se comprometan a tomar medidas audaces y justas sobre la crisis ecológica.

Estas reuniones de la COP de las Naciones Unidas, o Conferencias de las Partes son la COP 15 sobre biodiversidad y la COP 26 sobre cambio climático.

2. Tenemos urgencia por actuar. 

Estas reuniones mundiales se producen en el marco de una pandemia que ha agravado la pobreza y ha mostrado la grave desigualdad que se vive en el mundo y siendo conscientes de que la pobreza y la desigualdad son consecuencia también de la crisis climática, necesitamos actuar urgentemente para encontrar soluciones sustentables, por nosotros, por los demás y por las generaciones futuras. 

3. Aliviar el clamor de la tierra y el clamor de los pobres. 

La falta de concientización sobre la importancia de la biodiversidad y su interconexión con la crisis climática que sufre nuestra tierra, es un obstáculo para verdaderamente hacer un cambio. Sin embargo, esta crisis interconectada está afectando aún más, negativamente a nuestros hermanos y hermanas más pobres del planeta, que son quienes tienen menor responsabilidad de provocarla y son quienes sufren las peores consecuencias, tanto la tierra como los pobres necesitan que escuchemos su clamor y actuemos al respecto. 

4. Formar parte de una unión poderosa. 

Cuando se logre hacer una presión pública masiva, se podrá garantizar que los líderes mundiales no se dejen influenciar por los grupos que se preocupan por los beneficios económicos, en lugar de por las personas y el planeta. 

La forma más poderosa de que los individuos y las instituciones puedan animar a los líderes mundiales a actuar en favor de la justicia climática y ecológica es reunir firmas para la petición sobre Biodiversidad y Clima (planeta sano, gente sana) que se ha desarrollado con la aportación de muchos actores católicos de todo el mundo.

5. Contribuir al mundo, un futuro mejor.

Actuar ahora es fundamental para la salud y la supervivencia humana y planetaria, por ello es que debemos pedir a los líderes de las cumbres mundiales y a nuestros gobiernos, diversas acciones relevantes, como por ejemplo que:

Reconozcan que el cambio climático, inducido por el hombre y la biodiversidad forman parte de una misma crisis y cambien urgentemente los compromisos para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados, integrando un nuevo objetivo mundial de conservación del 50%, así como reformas al sistema financiero y garantizar los derechos de los pueblos indígenas, entre otras.