Cómo seguí a San Francisco y encontré mi camino

julio 5, 2021

Mayra Santos,tercera desde la derecha, participando en un evento del MCMC.

Mayra Santos

Por Mayra Santos
Coordinadora de programas, países de habla portuguesa
Movimiento Católico Mundial por el Clima

Historia de eco-conversión

Mi amor por las historias de San Francisco y Santa Clara de Asís me acompaña desde que era niña. Mi parroquia está a cargo de los Frailes Menores Franciscanos, donde tuve mi primer contacto.

Saber que Francisco era el patrón de la ecología por el amor y la armonía que tenía con la creación de Dios me despertó la curiosidad.

Cuando era adolescente quería estudiar medicina veterinaria, y con poco conocimiento de mi inspiración por Francisco, se me pasó por la cabeza que tendría que hacer un curso sobre el medio ambiente.

Así, me invitaron a conocer a la Juventud Franciscana (JUFRA) en la fraternidad de mi parroquia que, por increíble que parezca, aunque iba con frecuencia como monaguillo, no conocía.

Aquí conocí al San Francisco que fue «ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil» y que «manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados» (LS 10).

A partir de esto, mi deseo de estudiar y cuidar aumentó, sin embargo, mis padres no tenían los medios económicos para apoyarme en un curso de veterinaria fuera de mi ciudad.

En ese momento de decidirme por un curso en mi ciudad, me vino a la mente que Francisco y Clara, incluso en su época, mostraban cuidado no sólo por todas las criaturas, sino también por toda la creación en la que todo está conectado y tiene que estar en perfecto equilibrio. Recordé que, como patrón de la ecología, San Francisco inspiró a todos los que estudian y trabajan en el campo de la ecología.

La palabra «biología» apareció en mi mente, y comprendí que ésta era la forma de aprender sobre este equilibrio.

Estudiaba ciencias biológicas y continuaba en la JUFRA, hablando de pequeños gestos por la creación en el servicio de la secretaría regional de Derechos Humanos, Justicia, Paz e Integridad de la Creación (DHJUPIC).

En 2016, tuve mi primer contacto con el Movimiento Católico Mundial por el Clima, a través de una invitación de la Secretaría Nacional de la DHJUPIC, representada por Igor Bastos. Me inscribí en la primera clase de Animadores Laudato Si’.

En 2017, con toda esta ilusión como Animadora, conseguí una beca para estudiar una maestría en zoología en el área de conservación de la biodiversidad.

Continué como Animadora Laudato Si’ y en la JUFRA, participando en eventos de sensibilización y recogiendo firmas para el Compromiso Laudato Si’, y fui voluntaria en eventos del MCMC.

El año 2019 me trajo más alegrías. Comencé mi programa de doctorado en ecología y conservación de la biodiversidad y, como animadora, empecé a formar parte del equipo del MCMC para los países de habla portuguesa como coordinadora de su programa.

Intento invitar/motivar a más personas a vivir una conversión ecológica, a la que todos estamos llamados.

La «traducción» de lo que dice la ciencia en ejemplos locales y la importancia de los gestos sencillos para el medio ambiente me dan fuerza y esperanza cada día para un mundo con justicia socioambiental e igualdad de derechos para todos.

Y, así, quiero seguir sin perder de vista mi comienzo, como dice Santa Clara en sus cartas.

Mayra Santos es bióloga y tiene un máster en zoología, con énfasis en conservación de la biodiversidad. También es estudiante de doctorado en ecología y conservación. Es Secretaria Nacional de la Juventud Franciscana de Brasil para el Área A del Nordeste y la Regional de Ceará y Piauí. También es coordinadora de programas del Movimiento Católico Mundial por el Clima para los países de habla portuguesa.