Adviento Laudato Si’

diciembre 3, 2019

El Adviento Laudato Si’, está lleno de la alegría que alcanzamos al liberarnos de las limitaciones de una cultura de consumo. Este tiempo nos permite centrarnos en lo que realmente importa: las conexiones y los valores que compartimos.

Inspirados en la Laudato Si’, el MCMC comparte las tradiciones que nuestras familias abrazan durante el Adviento. Estas tradiciones nutren nuestro espíritu y protegen nuestra casa común.

Te invitamos a mantener ésta inspiración compartiendo tu propia tradición de Adviento Laudato Si’ en Facebook. Asegúrate de etiquetarnos utilizando @ViveLaudatoSi.

Para más ideas, visita nuestra página con el kit de Adviento.

““La constante acumulación de posibilidades para consumir distrae el corazón e impide valorar cada cosa y cada momento. En cambio, el hacerse presente serenamente ante cada realidad, por pequeña que sea, nos abre muchas más posibilidades de comprensión y de realización personal.” (Laudato Si’ 222)

1. Enseñar a los niños el verdadero significado de la Navidad

Junto con mi familia, somos parte de un «Círculo Laudato Si’ «en Asís. Cuando nos reunimos a cenar, a menudo hablamos sobre el medio ambiente y cómo nos gustaría resolver grandes problemas. Durante una de estas conversaciones, mis hijos, Emanuele y Francesco, propusieron algo que realmente nos encantó: vivir un Adviento diferente, en el que se respete y ayude al planeta y a los pobres, para descubrir el verdadero significado del nacimiento de Jesús. Para mí y para mi esposa, Angélica, es importante enseñar nuestra fe a nuestros hijos, ya que al final somos nosotros quienes aprendemos de ellos. Gracias a ésto, tratamos de vivir nuestra misión constantemente.

Antonio Caschetto, Coordinador de Programas en Asís– Asís, Italia

2. Compartir momentos en lugar de objetos materiales

La Navidad es un momento especial para mantener vivas las tradiciones familiares. En nuestra familia lo hacemos enseñando a los más pequeños a preparar un plato típico, cuya receta fue utilizada por sus abuelos y bisabuelos, para compartirlo en la víspera de Navidad. El plato incluye un tipo de pasta casera hecha con ingredientes simples como harina, agua, huevos y sal. Estos ingredientes nos mantienen conectados con la tierra y con las familias de agricultores que nos han enseñado algunas recetas aquí en Italia. La tierra es vida: nunca debe ser arrebatada a las familias que dependen de ella. Los regalos de la Tierra nos ofrecen una felicidad especial, que debemos compartir con todos.

Cecilia Dall’Oglio, Gerente de Programas Europeos – Roma, Italia

3. Apoyar a los proveedores locales y a la economía circular adquiriendo productos de segunda mano.

Es muy gratificante obsequiar algo en Navidad, pero también es importante tener en cuenta el impacto ambiental de nuestras compras. Este Adviento, acudí a una librería de segunda mano, donde encontré libros interesantes a buen precio. Los libros son un gran regalo porque nutrirán nuestras mentes y nuestras almas y al mismo tiempo pueden ser utilizados por muchas personas. La compra de productos de segunda mano reducirá el costo de hacer uno nuevo. ¡Es un pequeño paso contra la cultura del descarte!

Alexandra Aguirre, Asistente de Finanzas y Operaciones – Cayambe, Ecuador

4. Utilizar menos empaques en nuestros regalos o reutilizar envolturas

Cada acción, por más pequeña que sea hace la diferencia. Es por eso que trato de hacer que los regalos que doy sean significativos, e intento compartir un mensaje de cuidado por nuestra Casa Común. Reutilizar envolturas o encontrar otras alternativas para empacar mis regalos muestra mi compromiso con la protección del planeta y es una buena manera de invitar a los miembros de mi familia a unirse a esta causa. Encuentro felicidad en vivir la Laudato Si’ incluso en acciones muy pequeñas. Decoro periódicos, utilizo papel de regalo viejo o incluso envuelvo mis regalos en bolsas de tela. ¡Cuanto más simple, mejor!

Doménica Reyes, Coordinadora de Comunicaciones y Campañas, Quito-Ecuador

5. Dar un buen uso a la comida sobrante

Cuando sobra comida de las celebraciones navideñas trato de no desperdiciarla, por lo que busco refugios para personas sin hogar que acepten donaciones y compartan alimentos limpios e intactos con los necesitados. Ésta es una forma de compartir con el prójimo, pues el Evangelio nos llama a ayudar a los que más necesitan.

Magdalena Kadziak,Coordinador de Programas Junior para Polonia – Mazovian, Polonia

6. Comenzar nuevas tradiciones

Para mí, la Navidad es sobre la familia. Hemos encontrado nuevas formas de incorporar el tiempo familiar en nuestras tradiciones, celebrando esta temporada con una caminata al aire libre. Caminar con mi madre nos da la oportunidad de apreciar la creación y el tiempo compartido, esto produce una sensación mucho más satisfactoria que tomar unas vacaciones lejos de casa. Estoy muy agradecida de poder sentir el amor de Dios a través de la naturaleza y de las personas que más amo.

Cheryl Dugan, Coordinadora de Campañas de Asia Pacífico y Voluntarios Globales – Ciudad Quezón, Filipinas

7. Orar con la creación para prepararte para el regalo de la Encarnación

Orar en la naturaleza con el resto de la creación es una de mis actividades favoritas, ¿qué mejor momento para hacer esto que el Adviento, un momento especial de oración para prepararse para la Encarnación? Este Adviento, mi familia y yo estaremos orando con la creación, como parte de un retiro Laudato Si’ para ver qué mensaje podría estar compartiendo Dios con nosotros a través de la naturaleza. Luego, cuando visitemos a nuestra familia en Florida, rezaremos en uno de mis lugares favoritos: la playa. Tengo muchas ganas de compartir con mi hija esta unión con la creación, que nos prepara para el nacimiento de Jesús.

Christina Leño, Directora Asociada – Nueva York, Estados Unidos

8. Regalar experiencias en lugar de bienes materiales

Antes, cuando viajaba por trabajo, buscaba un regalo para mi hija, pues me sentía mal por estar lejos de ella y buscaba demostrarle cuánto la amo. Con el tiempo me he dado cuenta que una de las mejores maneras de demostrar mi amor hacia los demás es a través de experiencias. Esta Navidad, estoy enfocada en dar presencia, en lugar de regalos. Pasar tiempo con mi hija alimenta nuestro espíritu, por lo que tengo varias actividades planeadas. Me gustaría cenar y ver una película con mi hija, pasar tiempo trabajando con ella en el jardín y pasar un día entero jugando (¡eso le encantará!). Comprar menos objetos materiales es una forma de cuidar la creación y fortalece la conexión de nuestra familia.

Anna Wagner, Directora de Administración de Redes– Los Ángeles, EE. UU.

9. Reciclar para hacer manualidades navideñas

Me encanta pasar tiempo con las personas que amo durante el Adviento, ya que es un momento especialmente significativo para enseñarle a mi hijo sobre la sostenibilidad de una manera divertida y atractiva. Trabajamos juntos utilizando nuestra creatividad para convertir los artículos de desecho cotidianos en artesanías navideñas. Me encanta crear recuerdos juntos mientras desarrollamos hábitos de sostenibilidad que durarán toda la vida.

Laura Noctor-King, Directora del Programa de Sostenibilidad – Windsor, Reino Unido

10. Ayudar a crear un mundo más justo donando a buenas causas

Crear un mundo mejor es una parte importante de mi celebración de Adviento. Es por eso que estoy apoyando al MCMC en smile.Amazon.com donde al adquirir algo, selecciono “Movimiento Católico Mundial por el Clima” para recibir una parte de mi compra como donación. Durante este Adviento, también estoy haciendo una donación a mi organización favorita, MCMC, para apoyar el gran trabajo de todas las organizaciones miembros, tales como: Animadores Laudato Si’ y los miembros de la Generación Laudato Si’.

Katie Mylenbusch, Directora de Desarrollo – Chicago, EE.UU.

11. Hacer que cada día de Adviento sea especial

Mi familia tiene una práctica de Adviento diaria, en la cual reflexionamos sobre las enseñanzas de Jesús, una por una, para comprender mejor el significado de su nacimiento.
Después de hablar sobre una enseñanza de Jesús, apagamos todas las luces y encendemos una vela para cantar una canción especial de Adviento. Finalmente, usamos nuestro calendario de Adviento, y en el bolsillo de cada día colocamos un papel en el cual escribimos una buena acción como: regalar nuestra ropa, escribir una carta a un político o llamar a alguien que pueda sentirse solo. Cada día es igual, pero en cada día demostramos nuestro afecto hacia los demás en formas diferentes, al mismo tiempo que nos preparamos para recibir el mensaje de amor de Dios. En cierto modo, esta tradición alimenta nuestro espíritu incluso más que los regalos en el día de Navidad. De esta manera nos centramos mejor en la verdadera importancia de la temporada.

Rebecca Elliott, Directora de Comunicaciones y Proyectos Especiales – Virginia, EE.UU.

12. Usa el Adviento como tiempo de reflexión

Mi plan para este año es usar el Adviento como un momento de reflexión y preparación para la Navidad, dejando de lado el estrés de las fiestas. Creo que este tiempo tiene una dimensión externa y una interna. Lo externo sería ordenar mi casa y reflexionar sobre cómo puedo vivir de manera más sostenible, mientras que lo interno se centraría en reflexionar sobre todas las causas que son importantes para mí y cómo hacer que las voces de los más necesitados sean escuchadas. El cambio climático afecta desproporcionadamente a las personas que ya son pobres y marginadas y a quienes nadie escucha. ¿Cómo puedo contribuir a que sean escuchados? Para esto debo reflexionar sobre lo que puedo hacer para que sus voces sean escuchadas y lo que necesito para abogar por ellos. Tal vez puedo asistir a una protesta, escribir a mi representante político, organizar un evento o escribir un artículo. Todos tenemos habilidades diferentes y podemos contribuir de diversas formas, lo importante es encontrar cómo podemos ayudar.

Georg Sauerwein, Gerente de Investigación Alemán – Innsbruck, Austria