El legado de Nelson Mandela y la crisis climática

julio 18, 2021
 Image: VectorStock

Aplicar las lecciones del icono de la paz y la justicia social al mayor reto de la humanidad

Hay personas que dejan una marca tan indeleble en nuestra historia compartida de la humanidad que el tiempo marca sus palabras y acciones en las páginas de la historia. Nelson Rolihlahla Mandela fue una de esas personas. Recientemente, al pensar en él con el telón de fondo de la conversación mundial sobre el cambio climático y la pérdida de biodiversidad que se está acelerando a medida que se acercan las próximas reuniones COP de las Naciones Unidas (COP 15 sobre biodiversidad y COP 26 sobre cambio climático), me di cuenta de que varias de sus observaciones encajarían perfectamente y hablarían de las dos crisis. No me sorprendió. Era de esperarse; Mandela tenía el tipo de sabiduría atemporal que se destila tras años de experiencia, un sinfín de retos y triunfos extraordinarios. Del tipo en el que siempre se apoyan nuestros mayores africanos cuando dicen que «un anciano sentado en un taburete puede ver más lejos que un joven en lo alto de un árbol».

Mandela se consagró a la defensa de la paz y la justicia social en Sudáfrica y en todo el mundo hasta su muerte en 2013, a la edad de 95 años. Anteriormente, en 2009, la ONU había declarado el 18 de julio «Día Internacional de Nelson Mandela» en reconocimiento a sus contribuciones a la paz, la democracia, la libertad y los derechos humanos en todo el mundo.  En este Día de Mandela, desde el más allá nos recuerda: «El mundo sigue asediado por tanto sufrimiento humano, pobreza y privaciones… está en vuestras manos hacer uno mejor para todos». 

Desde que Mandela perdonó a sus carceleros e incluso los invitó como invitados de honor a su toma de posesión, hasta que fomentó la reconciliación racial frente a las represalias contra la minoría blanca que había institucionalizado el apartheid y que cumplió su palabra al entregar el poder tras un solo mandato, muchos han encontrado una profunda inspiración en su vida y su legado.

Una de estas fuentes de inspiración es, sin duda, su conmovedora declaración en el juicio de Rivonia, en la que declaró valientemente: «He acariciado el ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas convivan en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y alcanzar. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir«. «Él y sus compañeros se libraron por poco de la pena de muerte.

Esta afirmación es la que se me pasó por la cabeza cuando hace unos días llegó a mi bandeja de entrada un correo electrónico en el que se me informaba que cada 48 horas se mata a una persona por proteger los recursos naturales de nuestro mundo, por ejemplo, de los madereros y mineros ilegales que destruyen el Amazonas y de los cazadores furtivos que merodean por la sabana, entre otras amenazas. Estos «defensores de la tierra» son mujeres y hombres valientes de comunidades indígenas y tradicionales que defienden la biodiversidad de la tierra para las generaciones futuras. Este es el ideal por el que están dispuestos a morir. Esto, combinado con la declaración de Mandela, debería suscitar en todos nosotros la pregunta «¿por qué estás dispuesto a morir? ¿Por qué das tu vida?

La segunda cosa sobre la que reflexiono en este Día de Mandela es cómo ahora estamos conectando los puntos entre el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. En vida, Mandela señaló el vínculo entre la justicia social y la justicia ecológica y utilizó su voz para llamar la atención sobre la creciente crisis del agua en muchos países en desarrollo. 

«Sabemos que la libertad política por sí sola no es suficiente si se carece de agua potable. La libertad por sí sola no es suficiente… sin el acceso al agua para regar tu granja, sin la posibilidad de pescar para alimentar a tu familia. Por eso la lucha por el desarrollo sostenible es casi igual a la lucha por la libertad política«, dijo el Premio Nobel en la Cumbre de la Tierra de 2002. Con una firmeza inquebrantable, definió el acceso al agua potable y al saneamiento como un derecho humano básico que debería ser un objetivo universal en la agenda política de cada nación.  «Sin agua, no hay futuro«, fue su eco del mantra «Sin agua, no hay vida».

No es de extrañar, pues, que la constitución sudafricana -que Mandela promulgó en diciembre de 1996- garantizara varios derechos socioeconómicos (SER), entre ellos el derecho a un medio ambiente sano para todos en Sudáfrica. El artículo 24 de la Constitución exige la protección del medio ambiente para garantizar la salud y el bienestar de las personas. Además, dicta que el Estado tiene la obligación de respetar, proteger, promover y cumplir los derechos medioambientales, no sólo absteniéndose de iniciar o participar en actividades que puedan dar lugar a la violación del derecho, sino también emprendiendo y promoviendo actividades que den lugar a la plena realización de este. Una constitución adelantada a su tiempo, exigía que el Estado fuera proactivo en la realización de este derecho medioambiental y esbozaba una serie de obligaciones positivas que debían cumplirse, como la adopción de políticas progresivas, una planificación adecuada y una correcta asignación de recursos. Todo ello convirtió a la Constitución sudafricana en una de las más ecológicas en una época en la que muchos gobiernos no habían asumido esa responsabilidad ni habían profundizado en el vínculo entre las políticas medioambientales y el bienestar socioeconómico de sus ciudadanos.

Este vínculo se está volviendo muy claro a medida que las investigaciones y los informes siguen revelando los riesgos que el cambio climático y la pérdida de biodiversidad suponen para nuestra prosperidad socioeconómica y nuestra sostenibilidad. A Mandela no le habría sorprendido, ya que muchos le consideraban la personificación del ubuntu, la filosofía africana que subraya nuestra interconexión. Es el principio que afirma «Yo soy porque tú eres. Causarte daño es causarme daño a mí mismo. Contribuir a tu desaparición es esencialmente cavar mi propia tumba». Mientras los efectos de la crisis climática y de la biodiversidad siguen poniendo de manifiesto lo intrínsecamente ligado que está un rincón de la tierra a otro, la insistencia de Mandela en la unidad y la colaboración frente a los desafíos puede servir como un maravilloso recordatorio para afrontar nuestras crisis con esfuerzos globales concertados y dedicados.

Esos esfuerzos son cruciales este año. 2021 es un año crítico para la acción climática y quizás nuestra última oportunidad para poner en marcha medidas que garanticen un futuro sostenible y habitable para todos, limitando el calentamiento global a 1,5˚C.  La Agencia Internacional de Energía ha publicado un informe que hace un llamado a una rápida transición hacia un sistema de energía neta cero, calificándolo como nuestra mejor oportunidad para enfrentarnos al cambio climático. Esto lo convierte en «tal vez el mayor desafío al que se ha enfrentado la humanidad», según el Director Ejecutivo de la AIE; podríamos llamarlo nuestra «Misión Imposible» colectiva.  No me cabe duda de lo que diría Mandela al respecto. A su manera siempre inquebrantable, nos recordaría enfáticamente que «Parece imposible hasta que se hace«. Y por eso debemos seguir esperando. Y actuar. 

En este Día de Mandela, ¿por qué no honrar su legado y ayudar a hacer realidad nuestro sueño colectivo de un mundo más sostenible firmando una petición que se presentará a los presidentes de ambas COP antes y durante las conferencias? La petición «Planeta Sano, Gente Sana» es nuestra oportunidad de exigir una acción real para un futuro habitable para todos nosotros.  ¡Y qué diferencia supondrá!

¡Amandla! (¡El poder!)

¡Awethu! (¡Es nuestro!)

Por Mercy Ikuri

Pasante de desinversión de Combustibles fósiles,  

MCMC Kenia