Un nuevo capítulo lleva Laudato Si’ a Venezuela

julio 15, 2020

Diego López

Antes de que Diego López estableciera formalmente el Movimiento Católico Mundial por el Clima en su país sudamericano, se hablaba un poco de Laudato Si’ en toda Venezuela.

Aquí y allá, los católicos mencionaron la innovadora encíclica del Papa Francisco sobre el cambio climático y la ecología, que ha animado a millones de personas en todo el mundo a cuidar la creación.

Pero ninguna organización nacional estaba liderando el camino, no se estaba trabajando para difundir el mensaje de la encíclica de amor y cuidado de la creación en un país que busca fuertemente la esperanza.

A principios de este año, López, de 26 años de edad, tomó la iniciativa para satisfacer esa necesidad. En mayo, fundó el Capítulo Nacional del Movimiento Católico Mundial por el Clima en Venezuela, dándole a Laudato Si’ una fuerte base de acción dentro de este país mayoritariamente católico.

López espera que la creación del capítulo contribuya a que Laudato Si’ llegue a todas sus hermanas y hermanos en Venezuela, animando a este país como ha sucedido en gran parte del mundo durante los últimos cinco años.

«[El capítulo] es una bendición y una gran oportunidad para mí, para todas las Organizaciones Miembro, y para todos los Animadores y voluntarios, para poder servir y hacer un gran trabajo dentro del país por el cuidado de la creación y por nuestra casa común», dijo López.

«También puedo levantar mi voz por el grito de la Tierra y de los pobres, que son los más vulnerables debido a la mala gestión de nuestra casa común […] Puedo comprometerme diariamente a buscar acciones y soluciones que puedan ser parte del cambio».

López se graduó del programa de Animadores Laudato Si’ en junio.

Los capítulos son organizaciones independientes que trabajan estrechamente con el MCMC y su personal para difundir el mensaje de Laudato Si’ y crear un cambio en sus comunidades.

Dentro de sus países, los capítulos ayudan frecuentemente a acercar a las personas a su Creador creando Círculos Laudato Si’ -pequeños grupos que se reúnen regularmente para profundizar su relación con Dios- y atrayendo a más personas para que sean Animadores Laudato Si’, defensores de la acción católica contra el cambio climático.

López ya conoce bien este último programa, ya que creó el capítulo de Venezuela como proyecto final en el curso de formación de Animadores.

Él y miles de personas inspiradas en todos los continentes participaron en el programa de formación gratuita en línea, durante el cual aprendieron sobre los principios de Laudato Si’, así como las causas y consecuencias de la crisis climática.

Cada Animador se graduó del curso completando un proyecto final en el que tomó acción por la creación.

Puedes ser un campeón de la acción católica contra el cambio climático.
El próximo programa de formación de Animadores Laudato Si’ comienza el 20 de julio. ¡Inscríbete hoy!

López está entusiasmado con la idea de llevar Laudato Si’ a la vida en Venezuela

Hermanos católicos e incluso personas sin filiación religiosa han agradecido a López por su trabajo en temas ambientales en Venezuela, específicamente por la creación del capítulo.

Aunque Venezuela es uno de los países más biodiversos del mundo, ha estado durante mucho tiempo entre los mayores productores de petróleo crudo del mundo y actualmente se encuentra en medio de un histórico colapso económico.

Maracaibo, la ciudad de López, se ha visto particularmente afectada por la caída económica que se debe en gran medida a la corrupción y mala gestión, lo que ha dado lugar a la mayor crisis de refugiados de América Latina.

Sin embargo, López está preparado para poner de su parte para cambiar la situación y dar esperanza a los más vulnerables de su país.

Lo que le emociona especialmente es la juventud de su país. La edad media en Venezuela es de 30 años, y la Iglesia Católica allí refleja esa población joven.

«La Iglesia en Venezuela es una iglesia joven. Los ministerios juveniles son muy fuertes, así como las organizaciones miembros que tenemos», dijo López.

Él y sus compañeros venezolanos planean hacer lo que el Papa Francisco aconsejó a los jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud de 2013 en Río: hacer «lío en las diócesis».