Valores renovados para cumplir nuestra misión.

julio 22, 2021

Nuestro Movimiento, se encuentra en un momento de transformación que nos permitirá afrontar mejor los desafíos actuales y responder de una manera más comprometida al llamado de la Iglesia. Hace unos días compartimos la nueva declaración de Misión. Una Misión más amplia que nos exige también ampliar y renovar otros aspectos, por esta razón presentamos nuestros nuevos valores. 

Estos Valores constituyen una declaración de principios y también una guía de vida para todo los que formamos el Movimiento.

1. Anclados en nuestra fe

Nuestra fe católica nos motiva a actuar y la encíclica Laudato Si’ inspira nuestra misión. Como seguidores de Jesús, nuestras decisiones se guían por las Escrituras y la Doctrina Social de la Iglesia. Servimos a la Iglesia dando relevancia a la integridad de la creación y reconociendo el valor del cuidado de la creación de Dios en nuestra tradición de fe y en nuestras vidas cristianas.

2. Comprometidos con la transformación

Nos comprometemos a la «conversión ecológica», la transformación continua de nuestros corazones hacia un mayor amor con nuestro Creador y la creación. Nos tomamos tiempo para escuchar el mensaje de Dios en la creación «con asombro y maravilla» (LS 11).

Reflexionamos sobre nuestras palabras y acciones, reconocemos con humildad donde fallamos y practicamos nuevas formas de vivir con sencillez y solidaridad con la creación.

3. Cuidamos los unos de los otros 

Cultivamos una «cultura del cuidado» (LS 231) de los demás, de nosotros mismos y de todos los seres vivos que comparten nuestra casa común. Honramos los dones y las limitaciones de los demás. Celebramos nuestras relaciones.

4. Somos proféticos

Atendemos «el grito de la tierra y el grito de los pobres» (LS 49) instando a una acción ambiciosa por la justicia ecológica y climática. Actuamos en solidaridad con las comunidades que soportan la carga injusta de la crisis ecológica, incluidas las generaciones futuras. Desafiamos las estructuras de pecado y pedimos un «cambio radical» (LS 171), estando abiertos al diálogo.

Nuestra labor profética es siempre apartidista y no violenta.

5. Tenemos un enfoque integral 

«Todo está conectado» (LS 91). Adoptamos una visión ecológica integral del mundo, que considera que las cuestiones ecológicas, culturales y sociales están entrelazadas. Nos comprometemos a proteger toda vida humana, desde el vientre materno hasta la tumba, ya proteger otras especies.

6. Cultivamos unidad en la diversidad  

Nos nutrimos de la rica diversidad de la creación y de la diversidad dentro de la Iglesia, esforzándonos por la unidad en el cuidado de nuestra casa común, al tiempo que honramos los dones únicos que cada individuo u organización aporta. Vivimos una «espiritualidad de la solidaridad global» (LS 240), que nos une para una acción coordinada globalmente que se adapta a los contextos locales.

7. Estamos en la Iglesia y en el mundo 

Servimos junto a toda la familia católica, desde la jerarquía hasta las bases, desde el clero y los religiosos hasta los laicos.  Construimos relaciones entre la Iglesia y el movimiento ecologista, siendo «ecologistas cristianos» que son ecologistas entre cristianos y cristianos entre ecologistas.

8. Construimos puentes 

Abrimos un espacio para la colaboración entre organizaciones y personas más allá de las fronteras y las regiones. Trabajamos codo con codo con otros cristianos, otras comunidades religiosas y movimientos sociales y medioambientales como una única familia humana.

9. Abrazamos la contemplación y la acción 

Somos contemplativos y activos. Nos deleitamos con el canto de la creación y respondemos compasivamente a su grito. Practicamos una «espiritualidad ecológica» de ritmo lento, de reflexión y oración, y practicamos un activismo rápido que se ajusta a la urgencia de la crisis.

10. Vivimos en esperanza 

«Sabemos que las cosas pueden cambiar» (LS 13). Con la alegría de la Resurrección, celebramos historias de resistencia y vida. Nos alegramos de este ministerio como expresión del amor de Dios en nuestra vida y en toda la creación. Confiamos nuestros esfuerzos al Espíritu Santo y a María Reina de la Creación.