En la fiesta de San Pablo, por qué Laudato Si’ debe ser «nuestro camino a Damasco»

junio 29, 2021

Por Annunziata Esposito
Animadora Laudato Si’ y miembro de un Círculo Laudato Si’
Pomigliano d’Arco, Italia


En Pentecostés de 2021, todos recibimos un gran regalo, un gran honor y a la vez una gran responsabilidad, un mandato oficial: todos seremos misioneros del Anuncio, comprometidos con la difusión del Evangelio de la Creación. ¡Todos seremos Pablo!

Pablo, que no conoció a Jesús y, sin embargo, está colocado junto a Pedro en la fundación de la Iglesia. Pedro, los cimientos, las columnas, los muros; Pablo el rayo, la luz que inunda los pasillos y hace vivir las piedras.

Esta es la imagen que tenemos en mente al entrar en una iglesia, lo mismo que al entrar en un bosque. Las raíces, los troncos, las ramas le dan forma en su grandeza, mientras que la luz la vivifica. Ambos forman parte del todo, enseñando la pluralidad en la unidad.

A Pedro, los apóstoles se refieren para dar valor a la Resurrección. Nosotros, que nos sentimos llamados a una conversión ecológica, miramos al Papa Francisco, a las instituciones, a los principios y a nuestro fundamento de unidad, una piedra sobre la que construir nuestro apostolado.

¿Somos apóstoles como Pablo? En el camino a Damasco está la conversión: Saulo se convierte en Pablo, un hombre nuevo.

Laudato Si’, para muchos en el mundo, ha sido una «iluminación», nuestro camino a Damasco. Nos ha abierto los ojos a las iniquidades de la economía, a la pobreza, al desastre medioambiental que podríamos dejar a nuestros hijos.

Sobre todo, ha sido una «revelación», la «llamada» actual a transformar nuestros corazones y comunidades.

El conocimiento de la verdadera identidad de Jesús en esta experiencia de conversión nos ha cambiado irreversiblemente. Jesús está vivo en la creación, presente y actuando en todas partes.

Nos ha pedido un nuevo conocimiento de nosotros mismos. Nos ha conquistado de nuevo, iluminando las noches oscuras de nuestra existencia. Nos ha recordado que ahora todo es gracia. 

«Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo…. A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común» (1 Cor. 12, 4-7). 

Así que nosotros, reunidos en los Círculos Laudato Si’, en las parroquias, en nuestras comunidades, los que, con la fuerza de Pedro, su impetuosidad e impulsividad, pero también su autoridad orientadora, nos convertimos en un punto de referencia; los que, como Pablo, buscamos incansablemente a los «otros», nos jugamos constantemente y anunciamos pacientemente a los «lejanos», a los diferentes.

El mensaje de conversión ecológica tiene una dimensión universal; debe implicar a todos.

Lo comprobamos cada día, incluso entre nosotros mismos, cuando nos hablamos, nos escuchamos, tomamos decisiones y actuamos.

Somos conscientes, como le ocurrió a Pablo, de chocar contra nuestro propio Moloch, esta moderna y oscura concentración de poderes económicos que condiciona la vida del planeta.

Las personas no valen por lo que son, sino solo por lo que producen. No les interesa la conservación de los océanos, la defensa de la naturaleza, el deshielo de los glaciares, ni la vida humana en su creación divina. ¡El producto, no la persona!

En los Círculos Laudato Si’ estamos conociendo mejor a Dios en la creación. Dios actúa realmente en todo y en cada persona. La conversión está ahí al alcance de la mano, el amor a la creación es una exigencia, una necesidad vital, sólo tenemos que abrir los ojos y mirarnos a nosotros mismos.

Pero entonces es fundamental observar a los débiles, las grietas en la vida de los frágiles, las heridas en la Tierra. Ahí es donde debemos ir a reparar, a sanar.

Hagamos un alto en la mañana para rezar en un prado y el canto de los pájaros nos acompañará diciéndonos que el Espíritu Santo se alegra, que se ha redescubierto la comunión con la creación.

Durante la Semana Laudato Si’ caminamos mucho. Caminamos y rezamos. Como Pablo, hablamos con todos los que encontramos, escuchamos sus razones, aceptamos su desconfianza, e incluso muchos nos sorprendieron al escucharnos.

¡Qué alegría cuando a partir de los 10 que estábamos, nos encontramos en un grupo de 30, rezando por la Madre Tierra! Se volvió a encontrar la unidad, esa unidad que se da en el camino. El Espíritu Santo lo hizo, porque caminamos juntos.