Después de procesos electorales, el Acuerdo de Escazú en América Latina.

julio 9, 2021

El Acuerdo de Escazú es un tratado regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, adoptado en Escazú (Costa Rica) el 4 de marzo de 2018.

Ha sido el resultado de iniciativas multilaterales que derivaron en la adopción del único acuerdo jurídicamente vinculante derivado de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), 

En este sentido, los gobiernos de 24 naciones firmaron el acuerdo y solamente ha sido ratificado por 12, entendiendo que en cada país los contextos legales y sociales son distintos, las necesidades son igualmente variantes.

Recientemente, cuatro países latinoamericanos, México, Chile, Ecuador y Perú, atravesaron procesos electorales cuyos resultados plantean distintos escenarios para la aplicación del Acuerdo de Escazú.

Con la participación de un invitado por país, se desarrolló un conversatorio Laudato Si´ con el tema “Acuerdo de Escazú, tras los procesos electorales en América Latina” en donde  los panelistas nos compartieron su opinión en relación a su país.

Camila Zepeda Lizama

México

Al inicio del conversatorio la Maestra Camila Zepeda Lizama, Directora General de Temas Globales en la Secretaría de Relaciones Exteriores en México planteó el escenario en su país, en cuanto a la aplicación del acuerdo.

El país enfrenta diversos retos en la aplicación del acuerdo, desde la necesidad de integración de lenguas indígenas, la incorporación de las diversas secretarías y órganos descentralizados, temas de acceso a la información, participación pública y construcción de ciudadanía además de la capacitación a servidores públicos. 

Destacó que lamentablemente, la impartición de esta justicia en México relacionada con el Acuerdo de Escazú no necesariamente es a nivel federal ya que tiene que trabajarse con autoridades locales.

Un reto adicional a afrontar son las constantes transiciones de gobierno en el poder,  ya que no se puede mantener una memoria histórica para impartir justicia y aplicar lo relacionado al acuerdo de manera continua. 

Pamela Poo Cifuentes

Chile

La segunda intervención del evento, estuvo a cargo de la Maestra Pamela Poo Cifuentes, quien actualmente es la Coordinadora de Políticas Públicas e Incidencia en Chile Sustentable, quien compartió su opinión en el caso chileno. 

Comentó en su participación que a pesar de que el origen del Acuerdo de Escazú fue impulsado fuertemente por Chile, aún no ha sido firmado ni  ratificado por este país.

En la actualidad, como consecuencia de movimientos sociales, Chile se encuentra en proceso de elaboración de una nueva constitución, lo cual es una ventaja para poder contemplar la integración del acuerdo. 

En el reciente proceso electoral que se llevó a cabo en Chile en el mes de mayo se destacó la inclusión de varios candidatos que  incorporaron en sus programas la firma de Escazú que pueden promover una transición socio-ecológica del país. 

De este modo se vislumbra una esperanza para Chile ya que esta oportunidad puede ser una ventaja para el cumplimiento del Acuerdo de Escazú y el cuidado del medio ambiente.

Daniel Barragán

Ecuador 

Por su parte, en la tercera intervención, Daniel Barragán, Director del Centro Internacional de Investigaciones sobre Ambiente y Territorio de la Universidad de los Hemisferios de Ecuador, contribuyó con su opinión, desde la perspectiva ecuatoriana. 

Comentó que el escenario electoral de Ecuador, incide en la generación de oportunidades para la implementación del acuerdo, ya que permitió que se visibilizaran diversas necesidades y demandas ciudadanas a problemáticas ambientales y muchas más.

En Ecuador, se generó una agenda ambiental desde la sociedad civil, que fue presentada a los candidatos, lo cual generó un compromiso para avanzar hacia la justicia ambiental, en donde se contemplan los elementos del acuerdo.

 Jorge Luis Vallejo Castello

Perú

El conversatorio finalizó con la participación de Jorge Luis Vallejo Castello, especialista en la Dirección General de Seguridad Democrática del Ministerio del Interior del Perú, quien nos compartió un análisis de la situación en su país.  

Comentó que las recientes elecciones han polarizado mucho a la sociedad, el pueblo se encuentra dividido y aún no ha sido posible proclamar oficialmente  a un presidente electo de la contienda electoral. 

En dicho proceso, de las dieciocho opciones de candidatos a la presidencia, solamente dos mencionaban el Acuerdo  de Escazú, por lo que el panelista presentó un análisis de la dimensión ambiental en el plan de Gobierno que fueron presentados por los candidatos. 

El Acuerdo de Escazú fue firmado por Perú, pero no ha sido ratificado y el escenario actual  no presenta un escenario prometedor, ya que de las diez fuerzas políticas en el congreso,  solamente una ha mencionado el acuerdo.

Con su detallada intervención, planteó los retos que enfrenta el Perú para poder cumplir la normativa medioambiental y el Acuerdo de Escazú. 

El diálogo online entre los participantes, puso en evidencia que todos los países enfrentan retos para la implementación del Acuerdo de Escazú, sin embargo, también existen oportunidades para garantizar la justicia relacionada con aspectos ambientales y sobre todo proteger la vida de los defensores ambientales para poder continuar cuidando de la creación. 

Puedes volver a ver el evento completo aquí: