Report from World Meeting of Families

septiembre 10, 2018

Cardenal Tagle, presidente de Caritas Internationalis, en el jardín de meditación

En mi visita a Dublín, puede asistir al Encuentro Mundial de Familias 2018.

Durante mi tiempo en la ciudad, pude conversar con familias, padres y voluntarios que sintieron la presencia de un maravilloso espíritu de amor, es más, pudimos ver a la familia católica unida por el cuidado de nuestra casa común.

Al trabajar con nuestros socios de Laudato Si’ Irlanda, Trócaire, el Encuentro Mundial de Familias y otras organizaciones, vimos cómo florecía el cuidado mutuo por la casa que compartimos.

Un momento destacado del encuentro el sorpresivo anuncio de desinversión de combustibles fósiles por parte de la Conferencia Episcopal de Irlanda. El anuncio se hizo público en la víspera de la llegada del Papa Francisco a Dublín, durante una vigilia interreligiosa en la Catedral de Christchurch, y fue recibido con gran entusiasmo por la toda la audiencia.

Participante sobre el tema de biodiversidad vestido de abeja

Creando espacios

Un grupo de voluntarios transformó un terreno de estacionamiento en un jardín de meditación, con un laberinto, un pozo y plantas polinizadoras eco-amigables. A diario, se llevaron a cabo grupos de conversaciones sobre la biodiversidad, el agua y la historia del universo, contando con el apoyo experto de las organizaciones ambientales en temas de biodiversidad y agua.

Una escultura interactiva de una colmena de abejas, del reconocido escultor irlandés Imogen Stewart, ayudó a las familias a experimentar la vida desde la perspectiva de estos pequeños pero importantes miembros de la creación.

Una carpa sobre “Nuestra casa común” ayudó a los adolescentes a reflexionar sobre la creación a través del “cubo de la tierra”.

Cintas de oración

 

Uniendo oraciones

Cientos de familias rezaron alrededor de la vela por la Justicia Climática, también escribieron peticiones por el cuidado de la creación en cintas que fueron colgadas en un espacio para la oración.

Los peregrinos recibieron tarjetas de oración para el momento de la comida, que les ayudaron a rezar por la abundancia de la Tierra y por aquellos que la cosechan.

Una vela por la Justicia Climática y varias fotografías trajeron oraciones por la creación al espacio principal de oración. El mensaje de nuestra casa común cobró vida durante la misa final, contando con una procesión de banderas de oración dirigida por una abeja y un pez.

Fortaleciendo prácticas

aprendiendo más

Un video animado con orientación sobre cómo viajar de manera sostenible se distribuyó a todos los peregrinos. Después de la última misa papal, que contó con la asistencia de más de 200,000 personas, se vio que no hubieron desperdicios ni basura, lo que nos llevó a creer que el mensaje del video llegó a los peregrinos.

Videos de familias en Irlanda que están haciendo cambios para proteger la creación se presentaron en la sección dedicada a “Nuestra casa común” del sitio web del Encuentro Mundial de Familias.

Los adolescentes se reunieron con un Eco-Misionero Columbano y aprendieron sobre cómo ser un “Guardián de la Creación” en talleres interactivos durante tres días.

Un maravilloso equipo de eco-voluntarios en la Aldea Global de los Niños invitaron a las familias a plantar semillas y cuidar nuestra Tierra.

Una guía de sostenibilidad fue enviada a todos los expositores

El Encuentro Mundial de Familias mostró que el cuidado de la creación es una oportunidad para pensar profundamente, vivir sabiamente y amar generosamente.

Mira las fotografías del evento aquí

Creation Care at World Meeting of Families 2018

Todos en Dublín estuvimos muy agradecidos por haber podido compartir una experiencia tan enriquecedora con la familia católica, esperamos que el proyecto “Nuestra casa común” continúe en otros eventos católicos y así aprender a ser más solidarios con la tierra.

Misa papal en Dublín

Christina Leaño
Directora Asociada, MCMC