Desacelerar durante la pandemia

abril 2, 2020

Foto de guschen802

La pandemia del coronavirus ha detenido al mundo. En respuesta, muchos de nosotros nos hemos visto forzados a ir más despacio y a vivir de forma más sencilla.

En medio del sufrimiento de nuestro mundo cambiante, nos hemos reunido y hemos demostrado que el amor de Dios está en todas partes.

Las familias se han reconectado. En algunas regiones, los científicos reportan que ha habido una disminución de la contaminación y una mejoría en la calidad del aire. Hemos ayudado a nuestros hermanos y hermanas en formas nuevas e inspiradoras.

Lee: Declaración del Movimiento Católico Mundial por el Clima sobre la pandemia del coronavirus

En todo el mundo, desde Argentina hasta España y hasta la India, la gente se está uniendo para aplaudir a los trabajadores de la salud por servir a los demás. En el Reino Unido, cientos de miles de personas se ofrecieron como voluntarios en el Servicio Nacional de Salud del país.

En todo el mundo, profesionales médicos retirados están volviendo a trabajar para atender a las personas necesitadas.

Estos actos de compasión muestran una vez más que en los tiempos difíciles frenamos y nos unimos. El Papa Francisco nos llama a vivir más sencillamente en todo momento: «aminorar la marcha para mirar la realidad de otra manera.» (Laudato Si’ 114)

Rezamos por aquellos que han usado este tiempo de agitación como una oportunidad para reducir la velocidad y hacer un balance de todo lo que tenemos. También rezamos para que todos encontremos la paz en nuestras nuevas formas de vida y que juntos continuemos dejándonos guiar por el Espíritu Santo.