Top 5 del Tiempo de la Creación 2020

octubre 9, 2020

Más de 1.300 eventos, como el de arriba a principios de septiembre en Nairobi,
se celebraron en el marco de la celebración ecuménica del Tiempo de la Creación.

En medio de las crisis que han sacudido nuestro mundo, la familia cristiana mundial despertó a la urgente necesidad de sanar nuestras relaciones con la creación y entre nosotros durante el Tiempo Ecuménico de la Creación.

Del 1 de septiembre al 4 de octubre, miles de cristianos de todos los continentes se unieron en un tiempo de restauración y esperanza, un jubileo para nuestra Tierra, y descubrieron formas radicalmente nuevas de vivir con la creación.

Como nunca antes, la familia cristiana mundial se unió para orar y actuar por nuestra casa común.

Miles de personas y comunidades participaron en eventos vivificantes, iluminando el camino de nuestras hermanas y hermanos más vulnerables, que buscan esperanza en medio de una pandemia y del recrudecimiento de la crisis climática, entre otras crisis que afectan a nuestro mundo.

MIRA: La familia cristiana mundial se une para el Tiempo de la Creación

Durante todo el mes de celebración, estuvimos rodeados de signos de tales crisis. Los incendios que se produjeron en Norteamérica, exacerbados por la crisis climática, destruyeron comunidades enteras y dejaron a las familias en duelo por la pérdida de sus seres queridos, mientras que las alarmantes llamas en Brasil alcanzaron zonas vírgenes del Amazonas.

En el extremo norte, un estudio reciente informó del rápido desmoronamiento de dos glaciares cruciales, que, si se derritieran, podrían elevar el nivel del mar mundial en 1,2 metros.

Oleoducto de crudo de África Oriental. Foto por OxFam.

En Uganda, los activistas que luchan por un futuro más limpio y que se unieron contra el proyecto del Oleoducto de crudo de África Oriental (EACOP) fueron arrestados por organizar una manifestación pacífica, y en Perú, el hijo de un líder ambientalista fue asesinado por protestar contra la minería ilegal y las invasiones territoriales.

Pero en medio de todo, incluida la pandemia de COVID-19, la familia cristiana mundial se comprometió a trabajar por un futuro mejor y a cuidar de nuestra casa común como nunca antes desde que se empezó a celebrar la temporada en 2003.

Aquí está el Top 5 del Tiempo de la Creación 2020.

El liderazgo inspirador del Papa Francisco

Al igual que durante sus siete años de papado, el Papa Francisco ejerció su liderazgo. 

El 1 de septiembre, Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, el Papa Francisco comenzó el Tiempo de la Creación por segundo año consecutivo con un poderoso mensaje papal para animar a los católicos a actuar.

Su Santidad elogió y se regocijó por las «comunidades de creyentes» que «se están uniendo para crear un mundo más justo, pacífico y sostenible».

Expresó su alegría por el hecho de que el Tiempo de la Creación se está “convirtiendo en una iniciativa verdaderamente ecuménica”, y compartió la esperanza de que «sigamos creciendo en la conciencia de que todos vivimos en una casa común como miembros de la misma familia».

A mitad de la temporada, el Papa Francisco alentó a todas las personas a conectarse con la creación a través de la contemplación y subrayó los continuos peligros de la emergencia climática, incluyendo el derretimiento de los glaciares del Ártico.

“Necesitamos silencio, necesitamos escuchar, necesitamos contemplar”, dijo. “Sin contemplación es fácil caer en un antropocentrismo desviado y soberbio, el “yo” en el centro de todo”.

A lo largo del mes, el Papa Francisco también animó a sus seguidores en redes sociales a unirse a él en oración y acción por nuestra casa común. Más de veinte veces tuiteó mensajes sobre el Tiempo de la Creación y la ecología a sus más de 18 millones de seguidores.

En el último día de la celebración, el día de San Francisco de Asís, santo patrono de la ecología, el Papa Francisco agradeció a los cristianos de todo el mundo que dedicaron tiempo durante la temporada a cuidar la creación de Dios.

En particular, destacó la labor de los cientos de organizaciones y miles de comunidades que componen el Movimiento Católico Mundial por el Clima.

Católicos de todo el mundo en acción

En todo el mundo, el Espíritu inspiró a miles de católicos a rezar y actuar. Cada semana, miles de personas de todo el mundo se reunieron en seminarios web, en los que los expertos explicaron cómo todos podemos incidir para lograr una transición justa de combustibles fósiles en todo el mundo.

MIRA: Una Transición Justa para Asia Pacífico y Oceanía

A nivel local, se celebraron más de 1.300 eventos presenciales y en línea en todos los continentes. A continuación se presentan algunos ejemplos:

Celebrando la inauguración del Jardín María Magdalena en Sudán Meridional

  • 19 jóvenes del Reino Unido, Sudáfrica, India, Kenia, Filipinas, Singapur, Palestina y Ecuador iniciaron el Tiempo de la Creación con un  servicio ecuménico de oración dinámico que incluyó cantos y lecturas de las Escrituras para ayudar a situar a todos los participantes en la mentalidad de la celebración de la creación de Dios.
  • En Ciudad del Cabo, los jóvenes cristianos crearon un vídeo persuasivo para animar a todos a actuar. Entre sus sugerencias llenas de vida: convertir la basura en un tesoro, recoger la basura o crear un jardín de vegetales.
  • Durante un servicio ecuménico de oración en línea organizado por la Arquidiócesis de Chicago, los cristianos reflexionaron sobre el tema de este año: «Jubileo por la Tierra: Nuevos ritmos, nueva esperanza».
  • En el Sudán meridional, un grupo de católicos y el P. Tim Galvin inauguraron el Jardín María Magdalena, en el que plantaron principalmente árboles frutales para ayudar a controlar la seguridad alimentaria de la región.
  • En Italia, la Diócesis de Asís dirigió un servicio de oración ecuménica al aire libre en Piandarca, lugar donde San Francisco solía predicar a los pájaros. Participaron católicos, anglicanos, miembros de la Iglesia Ortodoxa Rumana, así como funcionarios electos.
  • A lo largo y ancho de Latinoamérica, 18 artistas de Argentina, Chile, Paraguay, Colombia, El Salvador, México, Venezuela y Ecuador se unieron para crear 34 dibujos sobre Laudato Si’.
  • Al noroeste de Nairobi, el MCMC África dirigió un servicio ecuménico de oración al que se sumaron anglicanos, comunidades que viven cerca de la selva y funcionarios del gobierno. Después del servicio de oración, se plantaron más de 300 árboles en el bosque de Kakamega, donde se habían cortado árboles dejando el bosque desnudo.

MIRA: Los participantes de la plantación de árboles celebran con la danza tradicional Isukuti que se practica en la comunidad Luhya del oeste de Kenia.

Este año en particular, el Tiempo de la Creación vio a más y más jóvenes de todo el mundo unidos por la creación e invitando a otros a rezar y actuar por nuestra casa común.

«Hacemos un llamamiento a los miembros del Cuerpo de Cristo para que se unan a nosotros mientras buscamos reciclar, rechazar, reutilizar y reutilizar, convirtiendo la suciedad y los residuos en diamantes», dijo Dominique Yon, un miembro católico de los jóvenes cristianos de Ciudad del Cabo que animó a otros a estar «Juntos Por la Creación» #Together4Creation

Los jóvenes de todo el mundo también dieron el ejemplo, participando en marchas por el clima, tanto en línea como presencialmente, y en actividades llenas de esperanza, como la limpieza de ríos y la plantación de árboles que mostraron a sus comunidades que este es el momento de avanzar por la creación.

Las instituciones católicas muestran el camino

Más de 240 socios católicos lideraron sus comunidades en una acción llena del Espíritu. Algunos socios, como la Federación de Conferencias Episcopales de Asia (FABC), y la Alianza Católica por el Clima, radicada en EEUU, prepararon recursos que ayudaron a sus redes a acercarse más a nuestro Creador durante esta época especial del año.

La FABC publicó un folleto electrónico sobre el valor vivificante del agua y alentó a su red a tomar medidas para proteger este recurso vital y la Alianza Católica por el Clima impulsó conversiones ecológicas a través de su recurso «Encontrar a Dios en el desierto».

Otros socios organizaron eventos presenciales que también buscaban provocar un cambio espiritual significativo y duradero en los miles de participantes.

Una familia cristiana, juntos

Los cristianos que participaron en el Tiempo de la Creación representaban a numerosas denominaciones, pero se centraron en un solo objetivo: el cuidado de nuestra casa común.

La Rev. Dra. Rachel Mash es la Coordinadora Ambiental de la Iglesia Anglicana de Sudáfrica. Ella comparó a la familia cristiana mundial que se reunió para el Tiempo de la Creación como afluentes de agua independientes de varios calibres que se vierten en un gran y poderoso río, como el Amazonas.

«Cada afluente tiene un nombre. Pero una vez que fluye en el río, pierde su nombre… eso es lo que le da al río su poder», dijo.

Durante este tiempo, las denominaciones cristianas dejan sus nombres y se convierten en una familia cristiana mundial «porque estamos fluyendo en el gran río que el Tiempo de la Creación», dijo.

«Nos convertimos en un río que puede empezar a erosionar montañas y hacer grandes, grandes cambios.»

Los cristianos cuidan de la creación en Ciudad del Cabo.

El Rvdo. Dr. Chad Rimmer es el Director del Programa de Teología y Práctica Luterana de la Federación Luterana Mundial. Destacó el poder y la importancia de los 2.400 millones de cristianos del mundo unidos al mismo tiempo para cuidar la creación.

«A veces celebramos la Navidad y la Pascua en momentos diferentes, pero durante el Tiempo de la Creación el Cuerpo de Cristo está en solidaridad litúrgica. Esta es una poderosa experiencia visible de unidad», dijo.

Los cristianos de Mozambique participan en las actividades del Tiempo de la Creación.

La familia cristiana mundial se reúne para incidir en otros temas, como la migración, la justicia de género y la equidad económica, señaló Rimmer. Pero las diversas denominaciones cristianas tienen diferencias inherentes en torno a los detalles de esa labor de promoción.

No ocurre lo mismo con el llamamiento a cuidar la creación y a incidir por la justicia climática, dijo: la familia cristiana mundial se une con valentía para luchar por la justicia para los más vulnerables de entre nosotros.

«Sabemos que el tipo de conversión ecológica que se necesita para superar el antropocentrismo que nos lleva a pecar contra la creación y las generaciones futuras comienza con el Evangelio llamándonos a esta unidad cósmica fundamental, como creación que comienza y se sostiene en el amor del Creador. Por esa razón, el llamado del Tiempo de la Creación es verdaderamente una iniciativa ecuménica en todo el sentido de la palabra», dijo

Apoya al Papa Francisco

Mientras los gobiernos de todo el mundo ponderaban los programas de recuperación económica, el Papa Francisco mostró un liderazgo profético con su profunda intención de oración en la víspera del Tiempo de la Creación.

Rezó para que el mundo abrazara el «compartir», no el «saqueo», y para que todas las personas actuaran para proteger los dones de Dios «hoy, no mañana, hoy».

A partir de su intención de oración, miles de católicos han demostrado al mundo que están de acuerdo con el Papa Francisco: un programa de recuperación económica de la pandemia de COVID-19 debe incluir el compartir, no saquear los recursos del mundo.

Su liderazgo en la emergencia climática y la pandemia de COVID-19 ha sido incomparable. Pero no puede hacerlo solo.

Es hora de que la comunidad católica mundial respalde su mensaje. Haz clic aquí para unirte a los miles de católicos que están con el Papa Francisco: Firma la Petición Católica por una acción justa ante el COVID-19 y la emergencia climática.

Gratitud

Durante el Tiempo de la Creación y en este Año de Aniversario Laudato Si’, el Espíritu Santo unió a los católicos de todas partes para rezar y actuar por la creación de Dios en todo el mundo.

Queda mucho trabajo por hacer para detener la crisis ecológica y la emergencia climática, pero el compromiso continuo y el surgimiento de católicos de todo el mundo que se unen para cuidar de nuestra casa común nos infunde esperanza a todos.

La familia católica mundial sigue infinitamente agradecida con Dios, nuestro Creador, Jesucristo, el Papa Francisco y el Espíritu Santo.