Transformar la desolación en acciones por la creación

junio 24, 2020

Knox Peden, (izq.) dirige una caminata de oración en la Parroquia Católica de St. Joseph’s, O’Connor en Canberra, Australia

Para Knox Peden, Laudato Si’ y la respuesta de la Iglesia Católica al cambio climático han hecho mucho más que simplemente motivarlo a actuar.

El mensaje de la histórica encíclica del Papa Francisco sobre el cambio climático y la ecología ayudó a convencer a Peden de unirse a la Iglesia Católica.

Peden había sido criado como presbiteriano en Texas (EE.UU.), pero no había practicado ninguna forma de cristianismo durante años.

Pero entre las razones por las que el profesor de filosofía en Australia se convirtió en católico en julio de 2019 fue por la forma en que la Iglesia estaba respondiendo al cambio climático.

Se sintió alentado por «las alternativas que Laudato Si’ proporciona a los enfoques puramente materialistas o naturalistas del cambio climático».

Su preocupación por lo que la crisis climática le estaba haciendo a su patria adoptiva también lo impulsó a unirse al programa de Animadores Laudato Si’ del Movimiento Católico Mundial por el Clima a principios de este año.

Únete a la red global que cuida la creación: Conviértete en un Animador Laudato Si’

Peden, junto con millones de australianos, estaba horrorizado por la crisis de incendios forestales que mataron a unas 450 personas, incluidas las que murieron por inhalación de humo, y destruyeron más de 17 millones de hectáreas durante los dos últimos años.

Se estima que mil millones de animales perecieron a causa de los incendios, que se prolongaron durante mucho más de los pocos meses que estuvieron en los titulares mundiales.

Entre julio de 2019 y marzo de 2020, algunos estados australianos, como Nueva Gales del Sur, soportaron incendios forestales durante 240 días.

Los incendios forestales han estado ocurriendo en Australia durante décadas, pero el cambio climático hace que sea más probable que ocurran y aumenta la probabilidad de que sean muy intensos.

A medida que se liberan más y más emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y se calienta el planeta, se evapora más humedad de la Tierra, creando condiciones más secas que hacen esas zonas más susceptibles a los incendios forestales.

Peden dijo que los incendios forestales le sirvieron de «catalizador» para unirse a miles de personas en todos los continentes y convertirse en un Animador Laudato Si’, un campeón católico por la acción contra el cambio climático.

Los Animadores reciben formación en línea gratuita en su idioma por parte de expertos de renombre mundial. A lo largo de su formación, los Animadores se sumergen en los principios de Laudato Si’ y exploran cómo este innovador documento puede guiar a todas las personas para ayudar a resolver la emergencia climática.

Únete a Peden y a miles de personas en todo el mundo: Conviértete en un Animador Laudato Si’.

 

Los Animadores concluyen su formación con un proyecto final, o dos, como decidió hacer Peden. El catedrático de la Universidad Flinders de Adelaida grabó una reflexión en YouTube sobre Laudato Si’ (abajo) y dirigió una caminata de oración.

En el video, compartió cómo Laudato Si’ «es un medio de conversión ecológica para los católicos. Pero también creo que es un recurso extraordinario para la evangelización de personas con preocupaciones comunes», dijo Peden.

Peden había realizado caminatas de oración en solitario, por lo que le fue fácil invitar a sus compañeros de la parroquia a un paseo de oración.

«El objetivo general era introducir a mi parroquia en estos importantes temas y estimular su propio crecimiento espiritual en esta área», dijo Peden sobre sus proyectos. 

Completó su formación de Animador Laudato Si’ a principios de este mes, pero la encíclica del Papa Francisco continúa motivándolo para inspirar a otros.

«Laudato Si’ es un documento vital, un referente de lo que significa ser católico aquí y ahora», dijo. «Como documento, Laudato Si’ unifica y orienta mis preocupaciones sobre esta tarea política más urgente que enfrenta la humanidad. Y nos da esperanza, así como Cristo la da».