El Vaticano celebrará la conferencia «Fe y Ciencia» antes de la COP26

junio 22, 2021

El Vaticano unirá a líderes religiosos y científicos a finales de este año para hacer un llamamiento urgente y conjunto a los líderes mundiales antes de la 26ª Conferencia anual de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, prevista para noviembre en Glasgow.

El 4 de octubre, último día del Tiempo de la Creación ecuménico, el Vaticano organizará la conferencia «Fe y Ciencia hacia la COP26» con unos 40 líderes religiosos y 10 científicos de todo el mundo.

Juntos, los líderes religiosos y los científicos alentarán a los gobiernos del mundo a aumentar sus compromisos con los objetivos del acuerdo de París de 2015 y harán un llamamiento a todas las personas para que alcen su voz antes de la crucial cumbre de las Naciones Unidas.

«Esperamos que los líderes religiosos… eleven las ambiciones de nuestros líderes políticos y de nuestros estadistas… para que sean capaces de coger el toro por los cuernos, ver los problemas y tomar decisiones valientes», dijo el arzobispo Paul R. Gallagher, secretario del Vaticano para las Relaciones con los Estados.

«Sin duda, la COP26 será un momento decisivo, tal vez un momento clave en la historia de la humanidad. Habrá que tomar decisiones difíciles, y esperamos, con la gracia de Dios, que tengamos el valor de tomar esas decisiones y de avanzar en estas cuestiones, que determinarán cómo será la vida en nuestro planeta en las próximas décadas y siglos.»

En la COP26, los países deben anunciar sus planes para cumplir con los objetivos del histórico acuerdo de París de 2015, en el que casi todos los países acordaron reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el aumento de la temperatura global a 2 grados centígrados, mientras que el objetivo era de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales este siglo.

Liderados por el Papa Francisco y su innovadora encíclica Laudato Si’, que se publicó ese mismo año, los católicos fueron decisivos a la hora de incidir en este acuerdo hace seis años.

La Petición Católica sobre el Clima recogió casi un millón de firmas, que fueron entregadas directamente a los líderes mundiales, y presionó para que se estableciera el límite de 1,5 grados.

En una conferencia de prensa el jueves, el arzobispo Gallagher señaló el papel único que los líderes y las comunidades religiosas pueden desempeñar y han desempeñado en la labor de incidencia en la acción mundial contra la emergencia climática.

«Ha habido una enorme respuesta de la comunidad católica en todo el mundo», dijo.

Añadió que a medida que se acumulan las crisis (biodiversidad, clima, migración, pandemia de COVID-19), es crucial que todos los países trabajen juntos frente a la crisis climática, un problema sin fronteras.

También se invita a los católicos a firmar la petición «Planeta Sano, Gente Sana», que además pide a los líderes mundiales que tomen medidas audaces este mismo año.

«Inevitablemente, el Papa nos ha dicho que tenemos que renegociar nuestras relaciones con la naturaleza, y tenemos que hacerlo, obviamente, en una fraternidad espiritual, con respeto a la justicia y en fidelidad a todos los demás», dijo el arzobispo Gallagher.

«Este es un momento de gran urgencia en el que todos debemos retomar la responsabilidad de lo que está ocurriendo en nuestro mundo hoy. De hecho, se nos invita a repensar el mundo en el que vivimos, nuestros estilos de vida, y a abrazar ese espíritu… la conversión ecológica».

Se espera que el Papa Francisco asista a la cumbre, promovida también por el Reino Unido e Italia.