Día Mundial del Medio Ambiente: Cómo pueden actuar los católicos

junio 5, 2021

 

Por Svitlana Romanko
Directora de la campaña «Cero combustibles fósiles”
Movimiento Católico Mundial por el Clima

El Día Mundial del Medio Ambiente, cada 5 de junio, nos permite recordar la importancia de la naturaleza para nuestra existencia. Pero, ¿nos hemos olvidado de recordar lo que la Tierra nos proporciona cada día?

Como dice el Papa Francisco en Laudato Si’, «un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres.» La crisis de la biodiversidad es también una crisis de justicia. 

Otra crisis, con la que la biodiversidad está conectada, es la crisis climática que agudiza la injusticia social, económica y climática. Ambas se alimentan del uso extensivo de combustibles fósiles y del consumo excesivo.

La biodiversidad ha estado típicamente asociada a los cambios ecológicos más permanentes en los ecosistemas, los paisajes y la biosfera global, y sólo en la actualidad se ha asociado fuertemente a una pérdida.

Un millón de especies están en peligro de extinción y las poblaciones de animales controlados han disminuido un 68% desde 1970. Las catástrofes ecológicas aumentaron significativamente en los últimos años, ya que la actividad humana, la minería, la exploración, el transporte y los combustibles fósiles provocaron un cambio perturbador en los ecosistemas y destruyeron la naturaleza de diversas maneras. 

En todas las regiones del planeta escuchamos el clamor de la Tierra, a través del oleoducto de África Oriental, el proyecto de GNL de Mozambique, la historia del carbón de sangre en una de las mayores minas de carbón del mundo en América Latina.

También escuchamos el clamor de la creación en la política estatal de apoyo al aceite de palma/biocombustible en Indonesia, que empeorará la deforestación, aumentará las emisiones de gases de efecto invernadero y provocará una pérdida de biodiversidad. 

Desde los inicios de los combustibles fósiles, a finales del siglo XVII, su producción ha dado lugar a nuevos enfoques coloniales en los países en desarrollo, profundizando la injusticia para las comunidades locales, su salud y sus medios de vida.

Se calcula que el oleoducto de África Oriental provocará la pérdida de unos 14.000 hogares en Uganda y Tanzania, y que cientos de familias tendrán que ser reasentadas, mientras que otros miles se verán afectados y perderán sus medios de subsistencia.

Somos testigos de muchas de estas historias y creo que podemos hacer algo al respecto. Como católicos comprometidos con la justicia climática, podemos ayudar a las comunidades locales y a los pueblos indígenas a proteger sus tierras, sus medios de vida y su biodiversidad. Debemos hacerlo.

La década de 2021-2030 ha sido anunciada oficialmente por la ONU como una década de protección y restauración de la biodiversidad. Tal y como afirma el informe de la ONU, hay que tener en cuenta el valor económico de la naturaleza para evitar la degradación «irreversible» de la biodiversidad y la tierra. Si el mundo quiere cumplir los objetivos de cambio climático, biodiversidad y degradación de la tierra, necesita cerrar un déficit de financiación de la naturaleza de 4,1 billones de dólares para 2050.

Más de la mitad del PIB mundial depende de una biodiversidad de alto rendimiento, pero sólo un 20% de los países corren el riesgo de que sus ecosistemas colapsen debido a la destrucción del mundo natural, según un análisis realizado el año pasado por la aseguradora Swiss Re. 

Pero pensar en términos de PIB es sólo una parte del esfuerzo. Otra es desviar los flujos financieros de los combustibles fósiles.

Según el informe, si se invirtiera sólo el 0,1% del PIB mundial cada año en agricultura restauradora, bosques, gestión de la contaminación y áreas protegidas para cerrar una brecha financiera de 4,1 billones de dólares de aquí a 2050, se podría evitar la quiebra de los «servicios» de los ecosistemas naturales, como el agua potable, los alimentos y la protección contra las inundaciones. 

¿De dónde sacar ese dinero? Para los gobiernos y los bancos, la respuesta sería dejar de subvencionar, invertir y conceder préstamos a la industria de los combustibles fósiles. Para los individuos y las instituciones, hay múltiples opciones a considerar.  

Como se indica en el informe «The Economics of Biodiversity: The Dasgupta Review», todos somos gestores de activos. Los individuos, las empresas, los gobiernos y las organizaciones internacionales gestionan activos a través de nuestras decisiones de gasto e inversión. Sin embargo, colectivamente, no hemos conseguido gestionar nuestra cartera global de activos de forma sostenible.

Según el informe de la AIE sobre Net Zero para 2050, a partir de ahora no se debe invertir en nuevos proyectos de suministro de combustibles fósiles ni tomar decisiones definitivas de inversión en nuevas centrales de carbón no utilizadas. Ha llegado el momento de acabar con los combustibles fósiles, invertir en el capital natural y restaurar la biodiversidad que ha sido explotada sin piedad durante años.

Algunos de nosotros ya hemos desinvertido activamente de los combustibles fósiles, junto con 253 instituciones católicas hasta el momento.

Algunos podemos hacerlo ahora, simbólica y moralmente, firmando la petición «Planeta sano, gente sana» para la protección de la biodiversidad.

Desinvertir nuestras voces y nuestra licencia social de los combustibles fósiles es tan importante como colocar nuestro dinero de acuerdo con nuestras creencias.